Tiempo de una catarsis colectiva

Dejemos a un lado todas las teorías de la conspiración y todas las posiciones políticas sobre la situación actual.

Dejemos de lado nuestras cualidades materialistas, egocéntricas y narcisistas y en cambio seamos realistas sobre la realidad de nuestro presente, nuestra perspectiva de la vida y nuestro lugar en el planeta Tierra y en el Universo.

Comparada con la magnificencia y la divinidad de nuestra Madre Tierra y la sublimidad del Universo, nuestra existencia como individuos no significa nada. Como raza somos algo, pero el 80% de nuestras opciones unificadas han sido con la intención de mejorar nuestro confort y demostrar nuestra ridícula idea de supremacía sobre todos los demás organismos, razas, especies, incluyendo nuestro hogar y creador PLANEARTH.

Estamos preocupados y enojados por nuestro tiempo personal y corta libertad, lo que creemos que son nuestras posesiones heredadas, sentimos como si se las han quitado. Déjame preguntarte algo:

¿Realmente eres libre? Si es así, dime qué es la libertad, porque lo que veo y percibo es el 80% de nuestra sociedad son esclavos modernos. ¿Realmente sientes que eres dueño de tu tiempo? El 78% de la sociedad actual utiliza el 65% de su vida en tiempo para trabajar.

La guerra es el fondo de nuestra mundanidad, pero como cualquier otro adicto, necesita llegar a este punto para poder ver su propia realidad y comportamiento autodestructivo para finalmente superar su adicción.

Mientras todos como la raza humana estamos en esta etapa, estamos en una guerra con nuestros propios actos, enfrentando nuestro propio comportamiento destructivo y depredador; no importa cómo este virus llegó a hacerse cargo de nuestra realidad, la fuente siempre estará vinculada a nosotros, y a nuestro deseo infinito de control y poder.

Así que, tómate este tiempo para pensar por un momento y realmente cuestionar nuestra existencia como raza humana. Cuestiona nuestro comportamiento con las otras especies con las que compartimos a nuestra madre, nuestro dios el planeta tierra.

Todos podemos superar esto juntos, pero primero, debemos educarnos, moderar nuestro individualismo, consumismo y comportamiento materialista; erradicar nuestro egoísmo, nuestra destructividad y deseo sin sentido de poder, control y dinero.

¿Cómo podemos hacer esto? Al volver a los fundamentos de la vida, a nuestras raíces, a las prácticas antiguas; manteniendo viva nuestra interconexión entre la mente, el cuerpo y el espíritu. Rindiendo homenaje a la verdadera divinidad de nuestra realidad, la Madre Tierra que todos conocemos en el sentido más profundo de nuestro yo interior, que ella es el verdadero dios, que está viva, y que dependemos de ella.

Todos sabemos que la unidad funciona mejor y es más fuerte que cualquier movimiento individual; solo presta atención a tu nave que llamamos nuestro cuerpo. Hay cien billones de bacterias viviendo dentro del microbioma humano. Sí, hay una comunidad llena de organismos vivos viviendo dentro de nosotros. Todos ellos trabajando con el mismo propósito, manteniendo nuestra increíble máquina funcionando y operando todos los días.

Así que, hagamos lo mismo, establezcamos una intención y pongamos toda nuestra fuerza de voluntad en mantener a nuestra madre viva, sana, más fuerte, y vivamos en armonía con ella y las otras especies que viven dentro.

Autor: Luca Castillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *