Una puñalada por la espalda

(Parte 2)

Un escenario de sangre

Verónica estaba hecha una loca, sacaba más cuchillos guardados y volvía al cuerpo de Carlos, que ya solo quedaba un charco de sangre y volvía a meter y sacar el cuchillo, podíamos ver todo como lo hacía con tanta fuerza y como cada vez salía más y más sangre, lo hacía sin asco y se reía, la cara de Carlos estaba desfigurada no se veía ya quien era, Emily cogió a Pedro y empezó a gritar muy fuerte que por favor ayudaran, mientras lloraba desconcertada y asustada, estaban llenos de sangre, asustados sin saber por qué Verónica había actuado de esa manera, Emily cogió un candelabro en su mano, mientras iba andando con Pedro, para escapar sin ningún ruido para que verónica no escuchara.4:32 A.M. era un infierno, mientras Emily ayudaba a su esposo por su espalda escuchó un “clic”, sus ojos se abrieron, su corazón se paralizó por un momento y sudaba frío ,cuando voltio lentamente, era otra vez verónica, pero con un arma en sus manos, por lo visto, todo estaba calculado desde un inicio, la llegada a la casa con tanta alegría, sus ganas de tomar vino hasta tarde, su manera de decir que se iba ,sabiendo que entre sus planes estaba quedarse en la casa y por último quien guardaba cuchillos y armas en su bolso. Pedro al verla le dice que por favor no más, que los deje en paz, sigilosamente mientras decía sus palabras, Pedro reaccionó y corrió para que no pudiera disparar, pero se le logró escapar una bala, rozó el brazo de Emily, pero su disparo alertó las alarmas, ya era un ruido más fuerte para que pudieran llegar ayudar.

Una voz de ayuda

Se encontraba desesperados y en shock por lo que estaba pasando, de repente escucharon ruidos en su puerta, eran los vecinos intentando saber qué pasaba, Emily con un fuerte grito, ¡ayúdenos por favor! , mientras Pedro herido tenía a Verónica en el suelo, Emily corrió a la puerta para que pudieran escapar, su puerta se encontraba con llave, entre el desespero de que pudiera entrar la gente y ella encontrar sus llaves, no pensaba bien, solo estaba llena de sangre y algo herida, en ese momento verónica se escapa de los brazos de pedro. ya la gente estaba asomada por sus ventanas detallando el momento, mientras gritaba, que en esa casa había una loca, cuando por fin Emily cogió las llaves para lograr abrir Verónica se ve algo acorralada y  cuando abren la puerta y la multitud entra con cuidado, ven correr a una mujer llena de sangre, sus manos, sus pies, su cara, estaba lavanda en sangre, Verónica se tiró de la ventana de la sala, cayó más de 200 metros de altura, Emily corrió hacia la ventana no… Verónica…., al asomarse por la ventana ve cayendo su cuerpo, ve cómo se estrella contra en primer piso, con un fuerte sonido, pude oír cómo su cuerpo explotó, sus extremidades salieron de su lugar, quedó el cuerpo de una mujer resentida porque nadie la veía bonita, extendida en el piso en medio de un conjunto residenciarla gente impactada por lo que había pasado, algunos gritaban, otros miraban desconsolados por lo sucedido, vecinos ayudaron a quienes se encontraban heridos.

Todo pasó tan rápido, apenas eran las 4:41 A.M. Emily y Pedro habían quedado con un desaliento al ver todo lo que había pasado.

Una madrugada no esperada

Matilde una señora ya de edad, aproximadamente 52, quien madruga para ir al trabajo, estaba montada en su carro, un Ford fiesta, color negro con luces muy blancas, escuchó gritos, ruidos, de repente vio que alguien saltó de una ventana, en el momento no supo quién era, fue todo tan rápido, solo mire porque no demoró más de 10 segundos en caer ,cuando cayó, vio a una joven, que es encontraba llena de sangre, el ruido al caer fue muy fuerte se escuchó como se explotó y como por su cuerpo lograron salir sus extremidades, no supe qué hacer en ese momento, llame a la policía para informar que alguien se había suicidado y que recogieran el cuerpo de la joven, desde entonces Matilde nunca olvidará el día en que vio a una muchacha saltando de una ventana y verla morir delante de sus ojos.

¿Quién era Verónica?

una mujer que vivía sola, algo reservada en sus cosas, una arquitecta muy buena, en su oficio, su mamá una empresaria con una multinacional muy buena y su papá un político de la alcaldía de Bogotá, dos hermanos mayores que viven en otro país, venía de muy buena familia

Pero qué pasaba con los comportamientos de Verónica, una joven que lo tenía todo, una buena familia que la quería, una mujer tan bonita y deseada, una casa bonita con todo el lujo, pero Verónica no contaba con la felicidad de alguien a su lado, de tener una pareja. Se sentía algo sola, sentía celos por Emily, que los hombres que ella deseaba estaban enamorados de la misma mujer, Carlos y Verónica tuvieron un romance en una época, pero después de eso Carlos conoció a Emily y su gusto por ella empezó a crecer y Verónica quedó a un lado. Tenía crisis en las noches en donde deseaba morirse, su problema psicológico es que ella no soportaba ver que ella se arreglaba y nadie la deseaba, tuvo un pasado dramático, Verónica ya había atentado contra un hombre, que quiso terminar con ella por gustos hacia otra mujer, era una mujer agresiva con mucho rencor en su corazón.

Declaraciones profesionales

El general de la policía Fernando Torres, afirmó que de cada 100 mujeres 2 mujeres tiene trastornos de agresión por celos y por traumas psicológicos al querer dejarlas solas, cada año se encuentran casos de mujeres que atentan contra sus esposos o sus amantes llevándolos a la muerte.

Según la psicóloga Andrea Pérez, es un síndrome de Otelo, una enfermedad de celos extremos llevándolos hacer cosas inesperadas.

Verónica tenía antecedentes, estuvo en la cárcel 3 años, por dejar fuertes agresiones contra la víctima.

Un final trágico

Después de no un tiempo muy largo, llegó criminalística para recoger lo que quedaba de Verónica y Carlos, llegaron ambulancias, la policía, la prensa, eran apenas las 4:50 A.M. recibieron ayuda para mirar sus heridas la trasladaron al hospital más cercano, Emily se encontraba en shock no podía explicar que pasaban, nunca se imaginó que estaría dejando a entrar a su casa a una asesina. En el momento en que pudieron hablar, estando más calmados y con sus heridas a salvo, contaron todo lo que pasó, detalle a detalle.

Pocos segundos después de hablar y dar las declaraciones a alguien de la policía, entró en general Fernando Torres y confesó los antecedentes de Verónica y los problemas psicológicos que tenía la difunta mujer, las acciones de Verónica y los guardados que ella tenía iban más allá de celos, sino también una obsesión con ellos dos.

Para Emily y Pedro fue un cambio muy fuerte en su vida, asistieron al entierro de su amigo Carlos, se cambiaron de casa y dejaron a un lado las amistades, teniendo en cuenta lo anterior y superando un largo tiempo lo que la gente hablaba.

Autor: María Mariño

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *