¿Qué, periodismo cultural?

Cuando hablamos de periodismo cultural, nos referimos a una búsqueda, una investigación y una socialización de eventos de las comunidades artísticas, y aunque en algunas ocasiones es premiado se considera como un estilo de periodismo sin nitidez y  surge en su infravaloración en los medios tradicionales. La cultura para investigar y me remito a  Gabriel García cuando la denominaba como «La alta cultura»; es un cubrimiento de la literatura, opera y el ballet, mientras que por otro lado, el concepto de cultura se ha ido transformando gracias a la connotación que se le ha otorgo de entretenimiento, dejando a un lado así su profundización, misticismo y análisis.

Retomo una frase de Zaid (Poeta mexicano) que decía «La cultura que dio origen al periodismo, vuelve al periodismo por la puerta de atrás: como fuente de noticias de interés secundario, del mismo tipo que los espectáculos, bodas, viajes, salud, gastronomía». Entonces, ¿Por qué el periodismo cultural en Colombia está casi muerto? La respuesta está en los medios convencionales, El Ministerio de Cultura en el año 2010 realizó un estudio en donde demostraba como se hacen los cubrimientos de los eventos y como se ve en la televisión es la descripción del objeto, en la prensa describen acontecimientos y en la radio es el seguimiento a los presentes; de ahí que sea tomado como noticia segundaria, o un simple evento para entretener.

Tristemente otro presunto distractor del periodismo cultural son las nuevas tecnologías, el periodista tiene que ofrecer información actualizada junto a un lector que pide información de calidad cada vez más simplificada, y de tal manera no es incoherente por ambas partes. Para estos temas el periodista necesita un componente importante que la periodista Carmen Herrero sugería  «La especialidad en temas políticos, económicos, deportivos y culturales es primordial para la formación de individuos con espíritu analítico, curioso y crítico». Esto demostraría que tal vez, solo tal vez, los periodistas colombianos, no son capaces de sacar ese espíritu frente a la cultura, por mantener la vista en otras acciones sociales de carácter inmediato.

Ya llegados a este punto, en donde podemos ver como se cubren los eventos culturales, su connotación y forma de ver a la sociedad (diversión – recreación), entonces surge la pregunta ¿Qué es un periodista cultural?, ¿Qué se necesita para ser uno? Primero, recapacitemos que tipo de periodista somos, generalistas que informan del qué, quién, dónde y cuándo de los hechos o los especialistas que informan del cómo y el porqué; Segundo, que tan buenos somos investigando. Para el periodista cultural la respuesta siempre va a ser el segundo tipo, un especialista ya que se debe tener habilidad para abrazar un estilo de pensamiento y abordar todas las formas de expresiones culturales (literatura, apreciación del arte, políticas culturales, gestión cultural).

Un periodista cultural no puede generalizar, una fuente en la cultura es solamente un mundo pequeño, una pieza de un rompecabezas muy grande de una visión, las compañías de teatro, danza, productoras de cine, los artistas, los creadores, el público; todos ellos pueden ver de formas tan distintas el evento que la acción de investigar se convierte en un mar de conocimiento exquisito y puro, agregando también el apoyo de unidades de pensamientos como fuentes expertas. Como periodista cultural, el pensamiento social que se propone a  investigar para dar a conocer a otros, se debe volver su día a día, ver de forma crítica, expresiones folclóricas, y destacar a los artistas.

El Ministerio de cultura, de una forma u otra siempre está buscando formas de mostrar y estimular este estilo opacado y a veces ignorados, con eventos de formación a periodistas culturales, y desarrollos de piezas para demostrar y elevar la cultura. Así mismo ha buscado incentivar aquellos investigadores periodísticos y curiosos extremos con premios, el más grande de ellos es el Premio Nacional de Periodismo Cultural, o con Reconocimientos Regionales. Algunos premios más reconocidos por las personas son:

  • Mejor producción radial: «La Santísima marimba» y «Sabor a cantos, marimba y tradición»​
  • Mejor producción audiovisual: «Relatos del manglar» y «Cantadoras en el Rio Cauca»
  • Mejor reportaje fotográfico «Expresiones Pacífica»​, «Entre manacillos y matachines» y «Balsadas en honor al Señor de la Misericordia».
  • Mejor crónica escrita: «Las voces de la marimba de chonta se niegan a ​desaparecer», «Historias de marimbas cantos y cultura del Pacífico colombiano»

El periodista cultural, debe ver su artículo, su producción radial, audiovisual, su fotografía, etc. Como una escultura, una película, una pieza de arte que habla de arte, como cultura y una pasión, su producto debe estar a la altura del pensamiento cultural que quiere exponer.

Autor: Esteban Tobón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *