El Alzheimer selectivo del fiscal

Hay días, que la nostalgia nos ataca por la espalda, haciendo que nuestros recuerdos revivan, acompañadas con una pequeña sonrisa por los momentos vividos o grandes carcajadas esas experiencias chistosas, pícara y socarronas que uno tuvo en el pasado como; el primer beso, una caída, un chascarrillo que le hizo reír por días, y otras huevonaditas qué te hicieron sentir alegría. Pero agarrada de la mano de la felicidad viene la tristeza de las pérdidas de los seres queridos o acontecimientos dolorosos que marcaron la asistencia como persona, por esa razón es las memorias es uno de los tesoros más apreciados por la humanidad.  Y lo más doloroso es perderlos por el deterioro de una enfermedad neurológica o el olvido por el paso de los años.

Al transcurrir de los años el ser humano va perdiendo la capacidad de recordar, porque el cerebro tiene que empezar a tomar decisiones de qué es importante recordar al instante y que es simplemente basura, saturadon la memoria, y no te deja aprender nuevas cosas, «por eso olvidas fácilmente los cumpleaños de tus seres queridos, el aniversario de tu relación, tu número telefónico, respuesta del examen que estudias es toda verraca noche. Pero también los años, para algunas personas traen ciertas mañas que pareciera un Alzheimer selectivo, me refiero al fiscal general de la nación. Este elegante señor fue propuesto por su amiguis (Duque), para ser la representación terrenal de la justicia imparcial e incorruptible, pero sobretodo que no fuera clientelista. Osea, amiguis, lo que es el gobierno actual de este hermosísimo platanal, llamado Colombia, el sub es incapaz de colocar una persona que no tiene la preparación y ni los estudios para pagar favores políticos en puestos burocrático, a las que le patrocinado la campaña o darle mermelada «platica papi» a los cacaos que pagaron sus cuentas las elecciones. Él no hace eso; no, ¡no!.

Pero volvamos al tema que nos trajo, acá, los olvidos del fiscal Francisco Barbosa, qué es lo más preocupante de que “gran profesional” y docente, a veces pareciera un poco desubicado, olvidadizo, como se dice por aquí, se ha hecho de la vista gorda por ciertos temas álgidos que le han llegado su admiración para ser justicia. Me refiero a cositas que los colombianos tienen vilo, como por ejemplo el laboratorio clandestino que tenía en su finca el embajador que estaba en Uruguay, también las denuncias que hizo la prófuga de la justicia colombiana, Aída Merlano sobre el tramullo qué hay en la costa sobre la compra de votos en todo las elecciones y el pequeño emporio de corrupción y desfalco que hay esa región.

Y el que nos tienen más al borde de la silla es la ñeñemania, y no me refiero a una tendencia en redes sociales de hacer memes graciosos y burlescos a Iván Duque «Duque presidente de Colombia». Sino al escándalo de la posible compra de votos en elección de candidato del centro «no robo» democrático Iván duque que posteriormente se convirtió en presidente de la nación, por un narcotraficante de la región de Sucre. Que disque compro más o menos y tampoco más de 5000 votos. Acá son «profesionales», hacer lo que tienen que hacer incluso investigar al amiguis que lo puso en el cargo, ¿cierto? 

Más bien debe ser el estrés que está generando esta atípica situación de estar en cuarentena por una pandemia, pero tranquilo querido fiscal general de la nación 

Nosotros aquí le traemos consejos para que su memoria no se vuelva deteriorar; primero hacer ejercicios para la memoria por empezar; una lista de los deberes que tenga que hacen en el día por ejemplo investigar los votos del ñeñe y así sucesivamente la lista. Otra puede descargar aplicaciones en su Smartphone que le permite enviar notificaciones específicas de las acciones que tenga que hacer en el día laboral, Y así se vería un poco de Progreso en estos temas tan detenidos Por qué señor fiscal usted no solamente amigo del presidente también es amigo del país y es bueno que empiece a trabajar para este país, porque hasta donde uno sabe usted está ahí para garantizar la justicia e igualdad.

entonces para qué está.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *