A lo largo de la historia muchas mujeres han sido abusadas, secuestradas, desaparecidas, violadas, entre otros crímenes más, cualquier persona pensaría que en medio del confinamiento obligatorio las mujeres y niñas estarían más seguras en sus casas que en la calle, pero no es así. La mayoría de abusadores son padres, hermanos, padrastro, tíos y muchos más, la justicia para las mujeres y niñas es nula muchas veces, preguntan si lo que sucedió es real o hasta piden pruebas para confirmar la veracidad de los abusos perpetuados. 

Durante los primeros dos meses del confinamiento obligatorio alrededor de 80 mujeres en Colombia han muerto y por lo menos más de la mitad de estas mujeres han sido asesinadas por sus parejas, personas de su familia o personas desconocidas. México se ha posicionado como unos de los países más peligroso para las mujeres, pues a lo largo del año pasado y comienzo de este año más de 500 mujeres fueron desaparecidas y días posteriores algunas fueron halladas muertas. 

Y podría seguir diciendo y enumerando miles de casos de femicidios en Colombia y el mundo y tal vez terminaría con tres hojas más, pero el punto de esto es que la justicia en Colombia y  en el mundo para las mujeres es muy negligente pues aunque el acoso sexual y las violaciones u homicidios sean puestos como delitos bajo leyes que los dictaminan en algunos países, los casos que se han hecho justicia son pocos, y muchas veces culpan a las mujeres de que les ocurra cosas tan atroces como ser tocada en la calle o violadas dentro de su casa o fuera de ella. 

Según la policía de Colombia le afirmó a el periódico El País que durante el confinamiento las llamadas de auxilio han incrementado en un 79%, durante este periodo de cuarentena han recibido alrededor de 578 llamadas, en las que 55 fueron por violencia sexual y 132 de ellas fueron por violencia intrafamiliar. 

Las mujeres y niñas no están seguras en ningún lado ni siquiera en su propia casa, pero seria bueno que la justicia colombiana pensará más en ellas y lograra que desde un acto de acoso sexual hasta uno de violencia sean juzgados y los culpables sean penalizados, ellas necesitan justicia, no necesitan que les pregunten “estas segura que te violaron”.