Foto: Esteban Vega

Nos van a dar plata tan solo por existir. ¡¡¡Chanfle!!!

Qué pasaría si pudieras dejar de preocuparte cada fin de mes por conseguir los ingresos básicos para poder seguir viviendo. No sería una machera, y así poder hacer lo que te diera la gana. Muchos dirían que eso no es posible, a otro perro con ese hueso. Pero si  hay algo que se llama renta básica universal. Imagínense que el estado o el país donde usted vive, le dan plata a la gente sólo por respirar o por habitar en su territorio y la plata llega a sus cuentas así de chévere sin condiciones, sin retención en la fuente, sin 4 por 1000 sólo es plática física en sus cuentas sólo por estar vivo.

Si uno no tuviera la sensación de que ¡ay! si ya nos vino a tramar. Por ejemplo en ciertos países europeos como Francia, Alemania, Países bajos, Bélgica y Luxemburgo;  ellos dan una renta para que los habitantes  para que puedan tener lo básico como alimentación, vivienda, y pago de servicios. También en país como Kenia, como también realizan la misma cuestión pero le dan la plata a los habitantes para que puedan gastarse lo los bienes que ellos vean más necesarios.

Ustedes dirán a es Europa y África, pero en América. El rey de la desigualdad en pulpa, en donde la corrupción es el pan de cada día. Donde hay gobiernos desiguales, racistas, homofóbicos, soberbios, embrutecidos por el poder, manejados como títeres. Quitan. cómo dice un gran personaje de nuestra cultura latinoamericana, Chespirito «para qué decirte que no… si, sí» para hacer una referencia en Brasil, el país del jogo bonito, hay un programa que da 6000 reales a más de 60 millones de trabajadores informales, empresarios, madres de cabeza y personas desempleadas es casi un salario mínimo de ese país. Pero otra cosa muy distinta es que nuestro mesías latinoamericano  Jair Bolsonaro le tocó autorizar este programa por las manifestaciones y las pullas que la gente hizo por la falta oportunidad y desempleo que hubo por  cuestiones de la pandemia.

En Canadá, nuestro olimpo americano tienen un programa que es renta básica no universal en el cual otorga incentivos de más de $500 por semana a las personas que se quedaron sin empleo o estudiantes extranjeros hasta por 16 semana. Y en el mejor vividero del mundo “Colombia” está pasando una propuesta en los entes gubernamentales de copiar este modelo para poder ayudar a los colombianos en épocas de pandemia. Pero con ciertas modificaciones ya que somos un país un poquito desigual, es para apoyar a los estratos 1, 2 y 3. Pero sobre todo a las personas de escasos recursos o que estén en pobreza extrema que en este hermoso platanal suman más de 3.6 millones con un salario mínimo durante un periodo de tres mesecitos.

Y usted diría ¿así y dónde va a sacar todo ese jurgo de plata? Para realizar este programa en Colombia. Los expertos en economía aseguran que se necesita un promedio de 5.2 billones al año tan sólo para las personas de estos estratos. Porque en este hermoso charcal, no se le da plata a las personas más ricas y poderosas, ni tampoco al banco ¡no, no! Nuestra imitación de presidente es incapaz, ivanchis es un incapaz. Se propone sacar todo ese montón de plata de formas muy sencillas. Cómo incrementar los impuestos a los que tienen más billullo en este país, aumentar ciertas tasas que pagan las empresas, reducir o eliminar ciertos subsidios para que vaya directamente y así puede repartir de forma más equitativa. Lo que tiene como más sentido es dejar de gastar el dinero de nuestros impuestos en huevonadita como comparar camionetas blindadas en plena recesión económica, gastarse montón de plata en campaña en redes sociales  sabiendo que su popularidad doctor tocino está por las nubes con todos los memes que circulan o dejar de pagar cargos inútiles; cómo no sé jefe de prensa, no sé uno siente que hace más un mico en un bonsái que ese señor despelucado.

Le han salido al paso muchos representantes del centro demoníaco perdón democrático llorando y diciendo que eso no es viable. Acompañada de nuestra Chimoltrufia «vicepresidenta”  que el estado no podía hacer eso, porque nosotros nos volvíamos mantenidos y no podían dar esa plata sin ninguna condición porque se la gastaría en pola y cigarrillos. Pero la realidad es muy distinta hay estudios que demuestran que en países donde se realizó programas de renta vitalicia, las personas no se la gastaron en estos productos sino en alimentos más sanos incentivando las industrias locales y regionales del país; mejorando su salud tanto física como emocional, las tasas de suicidio y depresión bajaron hasta un 60% y además muchos vieron la oportunidad de formarse destinando un porcentaje de este dinero para la educación o muchos optaron por hacer lo que siempre han querido.

Aunque se vea muy enredada esta cosa de tener una renta vitalicia para personas que estén desempleadas o estén en la línea de pobreza absoluta en Colombia, la pandemia ha hecho cambiar drásticamente la realidad ese país y propuestas como estas no se ven tan lejanas porque el mundo no va a volver a hacer el mismo después de esto. Hay que aceptar esta realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *