Imagen de: Jason Leung

Que no sea ilegal amar

Salir del closet es tal vez la situación más difícil que viven muchas personas homosexuales, el apoyo que se les brinda ha sido poco, su apoyo son sus amigos,  muchas veces sus propios padres se rigen como diga la religión “Dios no acepta homosexuales”, la religión castiga la homosexualidad argumentado que en la biblia dios excluye a esta comunidad “es Adán y Eva, no Adán y Esteban” estos fanáticos de la religión son los más homofóbicos no aceptan que una persona sea homosexual y dicen que esto es una enfermedad del diablo. 

Países como Brunéi, Irán, Arabia Saudí, Yemen, Nigeria, Sudán y Somalia es legal ser condenado por ser homosexual, en 2019 en Brunéi fue aprobada la aplicación del Shaira, esta es una ley islámica que permite ejecutar a las personas por apedreamiento, por delitos como el aborto, el adulterio y la homosexualidad. Países tan rígidos como estos castigan la homosexualidad como un delito mayor, pero a mi parecer es ilógico matar a alguien por gustarle otra persona de su mismo sexo y humillarlo en público en un apedreamiento, pero en estos países si es totalmente normal vender niñas y casarlas con viejos asquerosos. 

En países de África Oriental como Tanzania las personas que sean homosexuales y además de ello tengan relaciones sexuales con personas de su mismo sexo serán juzgados y condenados por 30 años de cárcel, antes en Uganda publicaban los nombres de personas que eran homosexuales y eran linchados por ciudadanos del país. En la Unión Europea, el gobierno polaco calificaba la homosexualidad como “amenaza a la civilización europea”, en 2013 Rusia introdujo una ley que prohíbe la propaganda gay. Y así muchos países más han puesto leyes que castigan y prohíben la homosexualidad. 

En algunos países de Latinoamérica la homosexualidad es algo muy normal, pero si hay muchas personas que juzgan y critican a esta comunidad, y tal vez en muchos países las personas homofóbicas se cubren bajo la religión, los padres deberían ser aquellos que cuiden y protejan a sus hijos pero en muchos casos ellos mismos son los que le dan la espalda a sus hijos o familiares y no se puede negar que los amigos son el mejor apoyo que alguien puede tener.  

Pertenecer a la comunidad LGBT debería ser normal, somos personas maduras y debemos entender que no todos piensan y les gusta lo mismo, no debemos juzgar ni discriminar, sino le gusta pues no critique y simplemente respete.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *