Foto tomada de Facebook

La torta racista chocolatosa a la colombiana

Ingredientes para preparar la torta…

  • Harina, 100 gramos
  • Azúcar, 175 gramos 
  • Mantequilla sin sal, 175 gramos
  • Leche, 2 cucharaditas 
  • Cacao en polvo sin azúcar 80 gramos
  • Huevos, 3 unidades 
  • Sal de un afro 

Cómo hacer la receta paso a paso…

1- Precalentar el horno a 180 grados y prepares 2 molde forrado en papel aluminio con un colador tamice la harina molida por esclavo afro de la colonia durante más de 200 años. Añade la cocoa en polvo de los raizales que fueron engañados para luchar en la independencia de país, por su libertad, la que nunca consiguieron para ellos ni para sus hijos, con una pizca de sal.

2- Derrita a fuego lento, la mantequilla de campesino afro en donde más de 50% de esta población viven la      pobreza. En un recipiente mezcle el azúcar de los afros que todavía eran esclavizados por las industrias azucareras a principios de siglo xx, integre las dos cucharadas de la leche que le sacaba a los afros con las jornadas de trabajo tan inhumanas que tenía estas empresas, hasta conseguir una mezcla homogénea. 

3- Añade la mitad de la harina a los ingredientes anteriores y bata hasta lograr que se mezcle. A continuación, incorpora un segundo huevo y el resto de la harina, siga batiendo cuando tenga todo bien ligero agregue el tercer huevo. Estos huevos son los que tiene el estado colombiano por demorarse más de 100 años en reconocer los afros. Descendientes, si son parte del pueblo colombiano y también tienen derechos como todos los demás, y mezcle hasta conseguir una masa airada.

4- Divida la mezcla en los moldes, previamente engrasados con el analfabetismo del pueblo afro que alcanza más del 15% según el DANE, hornee los moldes durante 25 minutos a 180 grados, se deja reposar entre 5 a 6 minutos. Si la torta le sale un poquito seca es porque más del 20% de la población afrodescendiente no cuenta con servicio de agua, ni alcantarillado en los territorios. 

5- Parta por la mitad el bizcocho con las motosierras de los grupos alzado en armas, que cometieron todo tipo de vejámenes y matanzas en los territorios raizales y afro dejando un promedio de más de 100 muertos. Ya que lo tenga partido, rellene lo con el millón de víctimas afrodescendientes de conflicto armado colombiano y también agréguele, las 400 mil familias desplazadas para quitarle sus tierras y dárselas a los grandes terratenientes.

6- Para terminar, glaseando la torta con una fina cobertura chocolate, comprado de la venta ambulante, ya que el 81% de la población afro trabaja de forma informal, ya que, para muchos colombianos, los negros sólo sirven para trabajos haciendo fuerza porque son muy brutos. Si quieren estudiar sólo ofrezcamos técnicos y tecnólogos, pero profesionales no. Porque no son capaces de terminar. Si aspiran un cargo en un ente burocrático, sólo sirven para el ministerio de cultura, nada más.

Decorare con frases típicas como “yo no soy racistas porque tengo un amigo negro” o “si te digo mi negrito es porque te tengo mucho cariño” pero cuando se le pregunta si tuviera un hijo con la afrodescendiente, las cosas cambian o responde frases como para que daña la raza.

Puede sacar su deliciosa porción de torta, con delicioso olor de putrefacción con unos suaves tonos de discriminación y para poder disfrutar esta grata preparación se la puede meter por orto. Maldito país hipócrita que naturalizó el racismo en su día a día porque en este chochal, ser afro es sinónimo de ignorancia, pobreza, ciudadano de segunda categoría y fijo es bruto, ladrón, mentiroso, bulloso, habla mierda.

Somos tan dobles que decimos que aquí no hay racismo, pero los quiero bajar de esa nube, pueblo colombiano que se cree “europeos” para que se den un suelazo con la realidad. Sí somos sociedad racista, hasta tuétano. Y no lo aceptamos, cuando una sociedad no acepta algo es muy difícil que haya un cambio verdadero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *