El deporte español empieza a ser inclusivo

¿Cómo está la situación de la comunidad LGTBI en el deporte español? ¿Son suficientes los gestos de buena fe o hacen falta más acciones?

El pasado 2 de junio en España se inició en el Senado un trámite parlamentario, que aún se promete largo; expresamente y sancionando la orientación sexual, identidad y/o expresión de género entre las causas de discriminación, modificar la Ley 19/2007 contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte.

La propuesta cuyo largo recorrido apenas comienza (la propuesta pasó ahora al Congreso de los Diputados, que la trabajará y votará, para volver después al Senado de cara a una última aprobación), pero en todo caso es un paso que a su vez se complementa con las propuestas para otras dos futuras leyes estatales que aún no han comenzado su proceso. futura Ley del Deporte que actualice la de 1990 (para recoger la protección del deporte LGTB) y futura Ley LGTBI (que iguale los derechos de todas las personas del colectivo en el territorio español. Para que así no dependan de leyes autonómicas.

El presidente del  Deporte y Diversidad David Guerrero declaró que “Llegamos como todos los años: sin incluir la realidad de nuestro colectivo en las leyes del deporte”. Ha pasado otro 28 de junio Día del Orgullo. Gay Pride, día por el cual su conmemoración, tiene origen en los sucesos ocurridos en 1969 conocidos como los disturbios de Stonewall (Nueva York). 

Con la situación atípica de la pandemia, por obvias razones no sucedieron las manifestaciones concurridas desde hace muchos años pero en fin se continúan con las reivindicaciones. Y buena parte de ellas influyen en el mundo del deporte.

En el fútbol español y en el europeo en general, durante los últimos años ha habido una gran conciencia y gestos solidarios ante esta comunidad oprimida y demás colectivos sociales, pero con esta ley se busca más acción y que hayan verdaderas repercusiones y que grandes celebridades del deporte se sientan más confiadas y respaldados o respaldadas a la hora de exponer abiertamente su sexualidad, sin ser estigmatizados, ni que esa revelación trastoque su carrera deportiva. 

¿Será falta de valentía de las estrellas del deporte? o ¿exceso de presión,  estigmatización y hasta comercialización hacia la orientación sexual de los deportistas? Una realidad que se mantendrá oculta durante más años seguro, esperemos esta ley cumpla sus objetivos y sea ese alivio y respaldo que necesitan los deportistas españoles que aún se sientan acomplejados o intimidados al compartir abiertamente su sexualidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *