La tragedia de Tasajera: el suceso que expone la falta de empatía de los colombianos

Un accidente de tránsito en la vía que conecta a Barranquilla con Santa Marta, ha sido motivo de críticas, debates y burlas.

El pasado 6 de Julio desde Barranquilla hacia Santa Marta eran transportados alrededor de 5.600 galones de gasolina en un camión cisterna; desafortunadamente el conductor perdió el control del vehículo y se volcó cerca del corregimiento Pueblo Viejo, Tasajera. Los habitantes de dicho corregimiento aprovecharon la situación y saquearon el camión sin tener en cuenta los riesgos y consecuencias que podía traer tal acto; minutos después el camión explotó dejando sin vida a siete personas y muchos heridos con quemaduras graves.

Debido al comportamiento y a la decisión que tomaron las personas que se encontraban cerca del accidente, han sido juzgadas y cuestionadas. Muchos manifiestan que el segundo accidente, es decir, la explosión, fue provocada por la ignorancia y la irracionalidad de estas personas al hurtar el camión accidentado. De este modo, la tragedia no es vista como tal, pues fue causado por ellos mismos. 

Por otro lado, hay quienes lamentan lo sucedido debido a que se perdieron muchas vidas y algunos sufrieron durante el fatídico momento; además, otros están en riesgo de perder su vida, sin contar el dolor de familiares y de la población en sí. 

Como lo mencioné anteriormente, el hecho ha sido causante de críticas, debates, discusiones y hasta memes o burlas en redes sociales. Es necesario recalcar que las personas que decidieron hurtar no hicieron bien, pues pretendían tomar algo ajeno, sin embargo, hay que tener en cuenta que el municipio de Tasajera se caracteriza por las malas condiciones en las que viven, pues al pasar por el corregimiento es posible notar la calidad de vida que presenta. 

Partiendo del hecho de que las personas que robaron y provocaron el incendio son personas de bajo recursos y de condiciones vulnerables, es posible deducir que lo hicieron por necesidad. 

La pérdida de vidas en cualquier circunstancia no es motivo de risa o burla, además, nadie es quién para juzgar si alguien merece la muerte, y aunque seamos ajenos al accidente y al municipio de Tasajera no hay derecho de irrespetar con burlas a las personas que murieron, a los familiares que perdieron seres queridos y a un municipio que ha enfrentado esta pandemia con mayor dificultad, sin tener en cuenta que ha sido un territorio olvidado. 

Lo más adecuado en este caso, en el que desde la comodidad y lujos de un hogar algunos creen que tienen el poder de juzgar actos de otro, es respetar el dolor ajeno y antes de señalar a una persona por su pecado o acto indecente ponerse en su lugar y pensar: ¿Qué lo llevó a cometer tal acto? ¿por qué no pensó antes de? Pues para muchos es algo obvio, mientras que para los responsables del incidente probablemente fue una oportunidad o un camino fácil para obtener un ingreso.

En relación a la condición en la que se encuentra la comunidad, es posible deducir que la mayoría de la población no son personas estudiadas por obvias razones. Cuando no hay oportunidades para salir adelante es necesario tomar decisiones, como elegir la comida sobre el estudio; para poder comer necesitas dinero y desafortunadamente el dinero no se obtiene al momento de estudiar. ¿cómo juzgar a una persona que no estudia por no poder razonar con coherencia? Las personas llaman ignorantes a los implicados en el suceso desconociendo el motivo de estos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *