@konkarampelas en Unsplash

El campo de batalla contemporáneo

Cuando vemos algún producto, bien o servicio gratis, deberíamos cuestionarnos realmente la razón de su gratuidad. Porque de eso tan bueno no dan tanto. 

Los conflictos mundiales han cambiado, sin embargo, los contrincantes son y serán los mismos por un buen rato más, los protagonistas son Estados Unidos y China. 

Por mucho tiempo estas dos potencias se ven ante el mundo como interdependientes, así lo menciona el especialista social Eric Li en el documental de John Pilger “La Nueva Guerra en China”, lo anterior se evidencia con los antecedentes de estas naciones como lo son, bases militares estadunidenses rodeando China, diferencias de sistemas sociales, cierres comerciales como el veto de la empresa china Huawei en el país de los 52 estados, la carrera espacial, la amenaza de bombas nucleares, una posible guerra biológica y la guerra informática que va desde los avances tecnológico hasta el uso y la recolección de datos mundiales. 

Los datos en este tiempo son todo y nada. Todo para estas redes sociales que ven en nuestros datos el negocio del siglo XXI y nada para nosotros que con el fin de mantenernos conectados con el mundo utilizamos estas redes que aparentemente son gratuitas, pero sabemos que de eso tan bueno no dan tanto.

En el 2003 es creada una sociedad virtual llamada Anonymous, lo importante de este grupo surge cuando realizan diferentes tipos de actividades enfocadas a hackear y compartir información privada de los Estados, este momento es crucial, puesto que personas en todo el mundo desde sus computadores podían filtrar datos protegidos y al mismo tiempo las redes sociales, aplicaciones y el internet se iban acercando cada vez más a la sociedad civil y esta a su vez las  iba aceptando en su vida hasta llegar al uso y consumo que apreciamos hoy en día. 

Actualmente, Facebook tiene 2.449 millones de usuarios y Tik Tok 800 millones con lo que corroboramos que ha habido un cambio sustancial en la forma en la que interactuamos y nos comunicamos.

El gigante de Facebook es un ejemplo de cómo nos adaptamos tanto a las redes sociales que las hicimos indispensables y estas empresas utilizan y comercializan con nuestros datos.

Los alcances del uso de datos se pueden medir en afectaciones directas a la democracia, ya que en su momento esta red social entregó en bandeja de plata miles de datos personales a Cambridge Analytica, que según el documental de Netflix “Nada es privado”, crear campañas políticas basadas en el perfil psicológico de aquellos datos e intervenir directamente en las elecciones de Estados Unidos y Brasil, el Brexit, además de promover contenido racista a los perfiles afines a estos pensamientos. Así fue como Facebook y Cambridge Analytica explotaron los activos de las personas y Mark Zuckerberg solo dijo “lo siento, ya Cambridge Analytica borró los datos”. 

En cuanto a las políticas de privacidad de Tik Tok afirman “Compartimos sus datos con proveedores de servicios externos que nos ayudan a ofrecerle la Plataforma… También compartimos su información con socios comerciales, con otras entidades del mismo grupo que Tik Tok servicios de moderación de contenidos, proveedores de servicios de medición, anunciantes y proveedores de servicios de análisis”, para estas redes sociales es pan comido conseguir los datos de miles de usuarios alrededor del mundo. 

Tik Tok, además fue acogida por una gran masa de jóvenes estadounidenses, razón por la cual Estados Unidos ha estado al pendiente de cada paso de la aplicación china, según The Guardian, Tik Tok censura contenido que exprese inconformidades o críticas del régimen chino. Volvemos a la guerra interminable entre estas dos naciones, lo que conduce a Trump preocuparse por los datos que la red social pueda entregarle al país enemigo,  el ejército estadounidense prohibió la aplicación en teléfonos oficiales del cuerpo militar, como informó The Washington Post. 

La anterior medida y la posibilidad de espionaje a favor de China, puso sobre la mesa la opción de vetar a la aplicación de Estados Unidos, esta propuesta ya fue efectuada en India como represalia por el combate que tuvieron entre la frontera de ambos países   como indica The New York Times. 

Estos fenómenos los podemos describir como un callejón sin salida, ya que estas redes sociales nos convierten en la mercancía mejor valorizada del mundo según Brittany Kaizer ex empleada ejecutiva de Cambridge Analytica, son las mismas redes que nos tienen conectados en este mundo globalizado. Es una balanza que se inclina dependiendo de los ejecutivos de estas grandes marcas, a veces nos acerca y democratiza el conocimiento y la vida en general, pero a veces nos manipula y por si fuera poco apela a la división social hasta llegar a afectar las democracias de nuestras naciones.

1 thought on “El campo de batalla contemporáneo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *