Imagen: Observatorio Contra El Acoso Callejero

Déjenos tranquilas

Caminar tranquila por la ciudad no es una opción para nosotras, día a día millones de mujeres son acosadas sexualmente, pero aquí va mi duda ¿Con qué derecho se creen para manosearnos o decir piropos asquerosos?, existen códigos penales que nos permiten denunciar este tipo de conductas pero simplemente la policía y la justicia no tomas los casos de acoso sexual como algo importante “mija pero para que se viste así” son muchas de las respuestas que reciben las mujeres al denunciar una agresión como esta.

Las redes sociales se volvieron un medio de denuncias pues aquí en donde las mujeres que son acosadas somos escuchadas por otras mujeres que sienten empatía por lo sucedido, es que me parece absurdo que ni a la tienda pueda salir en falda o unos shorts porque van los manes con sus piropos asquerosos “mamacita rica” “usted esta muy bonita” “ese culito debería estar en mi verga” entre otras suciedades más. Mire a mí me importa un huevo cuan linda o mamacita deliciosa y exquisita le pueda parecer señor acosador, a mi no me importa, mi única defensa son mis gritos de rabia y desespero porque un tipo se atrevió a nalguearme o decirme cosas.

Edúquense, es que no me cabe en la cabeza el hecho de que para los hombres es como un juego, un chiste vernos asustadas por sus comentarios morbosos, tuve que aprender a defenderme porque ser acosada ya no es una opción, y no me importa que la gente me diga escandalosa, o bullosa, exagerada por decirle a un tipo que no me toque, entre nosotras mismas debemos apoyarnos, no tenga miedo de levantar su voz y decir que alguien la está tocando, al salir de mi casa a hacer compras necesarias no faltan los tipos que se creen con el derecho de decirme cuán bonita me veo, señor acosador yo se que me veo una mamacita y no necesito que usted lo diga no me importa si a su mente se le vienen cualquier tipo de comentarios no me interesa saberlos CÁLLESE, pero mi respuesta a esto es “enseñar el dedo vulgar” y los atrevidos dicen “uno diciendo cosas lindas y grosera” entiendan no nos gusta que nos estén piropeando en la calle, es horrible, nos hacer sentir inseguras, y en algunos casos produce pánico, guárdese sus comentarios que así sean los más bellos o los más asquerosos no nos interesa.

Por ejemplo La Ley 1257 de 2008, creó el artículo 210A del Código Penal Colombiano que también abarca el acoso laboral y familiar, tipifica el delito de acoso sexual “El que en beneficio suyo o de un tercero y valiéndose de su superioridad manifiesta o relaciones de autoridad o de poder, edad, sexo, posición laboral, social, familiar o económica, acose, persiga, hostigue o asedie física o verbalmente, con fines sexuales no consentidos, a otra persona, incurrirá en prisión de uno (1) a tres (3) años”. Pero en muchos casos esta ley no tiene la suficiente importancia y cierran los casos de acoso sexual.

En conclusión, hombres acosadores no se crean con el derecho de nalguearnos, manosearnos, gritarnos vulgaridades, palabras asquerosas, no le debemos temer a estos acosadores sexuales, déjenos caminar tranquilas, déjame sentir segura con mi falda de cuadros o mi top azul, déjeme en paz, las calles no son peligrosas, los peligrosos son ustedes que se atribuyen derechos que no tienen, NO ME ACOSE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *