Foto: REUTERS

Beirut se declara como zona de desastre

Fuerte explosión se ocasionó en Beirut la capital de Líbano el martes 4 de agosto del 2020 en el puerto de la capital deja alrededor de 100 personas muertas y más de 4.000 heridos, tras la intensa explosión los hospitales quedaron en colapso por todos los heridos, en el parqueadero del hospital Geitaoui, en Beirut alrededor de 3.700 personas son atendidas a oscuras, un cargamento de nitrato de amonio de 2.750 toneladas almacenadas de forma insegura fue la posible causa de la catástrofe. 

El director general de seguridad Abbas Ibrahim rechazó las acusaciones perpetuadas a Israel, un ministro israelí dijo que no tenían nada que ver con la explosión. El ministro de Relaciones Exteriores de Israel Gabi Ashkenazi aseguró que el incidente pudo haberse provocado por un incendio. A partir del miércoles Beirut estará en luto durante tres días. Hassan Diab, primer ministro de Líbano “los responsables de la gran explosión van a pagar el precio esta catástrofe no pasará sin responsabilidades” El Presidente Michel Aoun dijo “la misión ahora es hacer repercusión en cuanto a lo sucedido”, solicito la necesidad de investigar lo ocurrido. 

Existe otra teoría en la que se afirma que este incidente pudo ser provocado por un ataque terrorista que se llevó a cabo para generar caos en el país días antes de que un juzgado de la Organización de Naciones Unidas emitiera su sentencia en el juicio contra cuatro de los sospechosos del asesinato del ex primer ministro libanés Rafik Hariri. Varios videos que circulan por las redes sociales muestran el instante en el que la explosión acaba con la capital de Líbano dejando a su paso varios edificios destruidos por la onda expansiva. 

El ministro de salud Hamad Hasan teme porque el número de víctimas aumente con el paso de las horas además hizo un llamado para que los doctores más cercanos se ofrezcan como voluntarios, por su lado la Cruz Roja pide donaciones de sangre para los heridos e informó que muchas personas siguen atrapadas en las ruinas de los edificios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *