La libre expresión, ¿un derecho o un privilegio?

Desde que se conoció el arresto domiciliario del ex presidente Álvaro Uribe, en el país todos hablan al respecto, desde las personas que desconocen los acontecimientos que involucran a Uribe y las que suelen evitar el tema, hasta los que con frecuencia debaten acerca de la política y el gobierno en el país.

En Colombia si no eres seguidor de Álvaro Uribe, es decir, de derecha, entonces por descarte eres de izquierda; sin embargo, cabe mencionar que en los últimos años ha habido muchas personas que no comparten los ideales de la mayoría de políticos que han estado en el poder.

Actualmente el país es gobernado por políticos de derecha y el pueblo se ha dado cuenta que las decisiones que toma el presidente Iván Duque no son las adecuadas además de que afecta de sobremanera algunos sectores como la educación o la clase obrera.

En noviembre del 2019 se llevó a cabo una protesta masiva por parte de los ciudadanos, entre ellos profesores, ambientalistas, trabajadores, y junto a ellos algunas personas alzaban su voz por la muerte de líderes sociales, la desigualdad y demás problemáticas; sin embargo, en su mayoría eran estudiantes quienes también, por su parte, detuvieron las actividades académicas por más de cuatro meses como modo de protesta.

Muchas de las personas que asistieron al evento se vieron afectadas por el abuso de autoridad de los policías y el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) quienes en la mayoría de los casos arremetieron injustamente contra ellos. Estos actos injustos con los manifestantes eran aplaudidos por las personas con ideales de derecha, quienes los justifican con expresiones como “no pueden tomarse vías públicas porque paralizan la ciudad” o “no puedo circular por la ciudad porque están los vándalos en las calles”

Cabe mencionar que se referían a los protestantes como “vándalos” debido a algunos disturbios que se presentaron en anteriores movilizaciones y otras que lastimosamente sucedieron ese día; no obstante, es posible afirmar que la mayoría de ciudadanos que protestaron tuvieron un comportamiento adecuado, lo cual en su momento fue noticia.

Como lo mencioné anteriormente, las autoridades estaban atacando a los protestantes sin razón de peso, y muchos otros ajenos a la marcha se quejaban de la movilización. La libre expresión es un derecho según el artículo 20 de la constitución política de Colombia “Se garantiza a toda persona la libertad de expresar y difundir su pensamiento y opiniones, la de informar y recibir información veraz e imparcial, y la de fundar medios masivos de comunicación. Estos son libres y tienen responsabilidad social. Se garantiza el derecho a la rectificación en condiciones de equidad. No habrá censura.”  Por esta razón la policía no debió atentar contra ninguna persona que no cometiera actos criminales.

Esta situación lastimosamente llegó tan lejos que le costó la vida a Dilan Cruz, un joven estudiante de 19 años que se encontraba protestando en las calles cuando su cabeza recibió un disparo por un agente del ESMAD para posteriormente perder la vida en la clínica. Como esta hay muchas historias, en las que la policía o el ESMAD agrede a estudiantes por ejercer su derecho a la libre expresión y manifestación pacífica.

Volviendo al tema del arresto domiciliario del ex presidente Uribe, sus fieles seguidores se mostraron en desacuerdo, incluido el presidente Iván Duque quien manifestó abiertamente que no estaba de acuerdo con la decisión de la Corte Suprema de Justicia.

Estas personas inconformes con la situación en la que se encuentra Uribe decidieron protestar, han salido a las calles en vehículos con la bandera del país para mostrar el apoyo a Álvaro Uribe y el descontento con la Corte Suprema de Justicia porque como muchos dicen “Colombia le debe mucho a Uribe, es un ser misericordioso e inocente” o como María Fernanda Cabal lo dijo “Colombia le debe su segunda independencia”

Con respecto a las protestas, recordemos el trato de las autoridades con las personas que solían asistir a estos eventos y alzaban su voz, una vida perdida a causa del maltrato que recibieron muchos, mientras que los uribistas en contra de esto se quejaban con excusas baratas como “tienen la ciudad paralizada” En estos días están haciendo exactamente lo mismo de lo que alguna vez se quejaron.

Hay que mencionar además, la situación que está viviendo el país en relación al covid-19; debemos estar aislados para evitar contagios, las aglomeraciones no están permitidas ni ningún tipo de evento que involucre muchas personas y esto es justo lo que están haciendo las personas que protestan defendiendo a Álvaro Uribe. Ellos se excusan asegurando que salen en carros, sin embargo, qué queda de las personas que no tienen ningún vehículo, pero aun así se unen a la protesta.

Con la situación del aislamiento las autoridades deberían detener este evento, pero como ya es sabido, esto no sucedió y probablemente no sucederá en caso de volver a ocurrir. Entonces, ¿por qué cuando era permitido este tipo de aglomeraciones las autoridades atacaban a estas personas, pero ahora que sucede lo mismo no lo hacen? ¿A qué se debe esto?

Volviendo al tema de la libertad de expresión, los colombianos tenemos derecho a esto, todos podemos hacerlo; la situación es que las personas de derecha probablemente se creen superiores o con más derecho que las que tiene diferentes ideales, tal vez piensan que sus opiniones y acciones son las correctas, entonces no hay lugar para una opinión distinta o acto opuesto.

En conclusión, todos podemos, se supone que en este país nadie es más que nadie. No es coherente que en el pasado hayan tildado y juzgado a una persona para luego hacer exactamente lo mismo y en una circunstancia peor. Quéjense, discutan y defiendan lo que crean correcto, pero cuando sea el turno del adversario respeten.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *