Macondo un pueblo olvidado

El realismo mágico se quedó en Cien Años de Soledad porque si adaptamos esa novela a nuestra realidad sería algo así.

En  Macondo habría guerrilla y disidencias de grupos armados que tendrían a este pequeño pueblo en el centro de los enfrentamientos por territorios, además habrían desplazamientos forzados y violaciones por parte del ejército. 

Melquíades ya no sería el gitano que lleva diversos artículos para la venta en Macondo, sería ahora un distribuidor de drogas que se pasea toda plazoleta principal vendiendo sus alucinógenos y la policía se queda callada y solo vería, porque así pasa, todo el mundo sabe donde venden droga menos las autoridades. 

Apolinar Moscote sería esta autoridad que nosotros llamamos Presidente en este caso Iván Duque quien solo es visto como una autoridad de adorno porque quien manda de verdad es el señor oscuro, Martha Lucia sería la bruja de un cuento mal contado porque el escritor más malo del mundo no se atrevería a crear un personaje así.

El realismo mágico se queda en las novelas de García Márquez y las mariposas amarillas quedan en el olvido porque el glifosato las está matando, los liberales y conservadores sigue siendo la misma mierda ambos pelean por sus intereses políticos y no por los intereses de un pueblo que los eligió.

Macondo sería un departamento olvidado por un gobierno mediocre y liderado por un presidente del asco que sale todos los días a rendir cuentas por su mal manejo de una crisis sanitaria, y en su mesa de pendejos habrían seres que no parecen de este mundo o más bien de este país porque les valemos una tonelada de mierda recién salida del orto.

Menos mal existe el realismo mágico en donde podemos imaginar un territorio libre de pendejos que solo quieren poder para hacer de las suyas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *