Bielorrusia en estallido social

Los bielorrusos en las calles inconformes y la oposición fuerte bajo el liderazgo de Svetlana Tijanóvskaya, son los mayores miedos de su actual mandatario. 

Aleksandr Lukashenko, lleva en el poder de Bielorrusia desde 1994, sin embargo, no le parece suficiente, ya que cumple con toda la estrategia de un clásico dictador para aferrarse a su puesto. 

Bajo las silenciosas miradas internacionales Lukashenko reprime a los manifestantes, encarcela a su oposición y los culpa de complot con Rusia, regula el internet en medio de la contienda electoral, utiliza el lenguaje machista sobre su principal contrincante, censura medios independientes, cerró al menos tres embajadas evitando que los emigrantes de estos países voten y disminuyó al mínimo el número de observadores en los colegios electorales y prohibió las encuestas. Según el diario español ABC, los sondeos gubernamentales lo ponen vencedor por 80% del 84% de personas que ejercieron su voto. 

A pesar del miedo generado los bielorrusos no paran de protestar y la oposición se fortalece, la prueba está en la persecución de parte del estado eliminando a sus principales rivales, pero a su vez esto permitió que encontraran a la persona que uniría a todos los sectores de la oposición y que se convirtió en la esperanza de las gentes cansadas del atropello, la crisis económica y las malas políticas en la pandemia del coronavirus que su dirigente provocó, teniendo en cuenta también la crisis democrática a la que se enfrentan con una constitución que limita los mandatos presidenciales. 

Svetlana Tijanóvskaya, es esa figura de esperanza para los habitantes del país de Europa de Oriente, sin experiencia política, esta mujer arriesga su libertad y vida para llegar a ser la primera presidenta después de una dictadura de veintiséis años, su motivación principal es su esposo, uno de los presos políticos que cayó bajo la premisa de amenazar el régimen actual, por tal motivo la idea de Tijanóvskaya es limitar los mandatos presidenciales a solo dos, amnistía y liberación de los presos políticos, su plan no es mantenerse en el poder por lo que planea realizar elecciones presidenciales honestas para que los candidatos que fueron exiliados y están presos puedan realizar sus campañas, como informó el canal de televisión France 24. 

La fuerza alrededor de la figura de esta candidata se fortalece con el apoyo de dos mujeres más, Maria Kolesnikova, directora de la campaña del ex candidato y banquero Viktor Babaryko, quien está preso por corrupción y lavado de dinero y Veronika Tsepkalo, esposa de Valery Tsepkalo otro ex candidato que huyó a Moscú por miedo al ser detenido por el régimen como comunicó el diario español La Vanguardia. 

Estas tres mujeres que claramente están rompiendo el techo de cristal en la tradicional y machista Bielorrusia de Lukashenko, han realizado una firme campaña que ha asustado al dictador, esto se evidencia en los perseguimientos y detenimientos que ha tenido su equipo de campaña y cercanos. 

El pasado 9 de agosto, se celebraron las elecciones presidenciales bajo un ambiente tenso, pero a la vez miles de bielorrusos salieron a votar con la esperanza de cambio, sin embargo, esta esperanza se vio esfumada bajo el primer reporte de la encuesta gubernamental que se realizó al salir de las urnas, que daba como ganador al mismo Lukashenko, esto parece otra táctica más, llamada sondeocracia, pero, la oposición y la población general no están dispuestos a aceptar estos resultados como legítimos, por tal motivo la candidata Tijanóvskaya pide al mandatario que ceda el poder y convoca a la población a luchar en las calles, mientras se encuentra en Lituania por protección como informó el medio Deutsche Welle.

Bielorrusia desde el domingo en la noche se encuentra en un estallido social que exige la renuncia de su dictador, elecciones no fraudulentas y un cambio político de raíz, sin embargo, el mandatario solo manda a sus fuerzas policiales antidisturbios a reprimir a quienes buscan estas libertades, pasaran los días de auge en la calle y serán estos los que marquen el rumbo de esta nación.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *