Foto: Alexandra Ruíz

No apelar, un mal augurio

La defensa del expresidente Álvaro Uribe Vélez decidió no apelar la medida de aseguramiento en su contra. Sin desear sonar conspirativo ante tal acción, pero aferrándose firmemente a los antecedentes colombianos podemos tal vez, solo tal vez, estar presenciando un acto de sabotaje judicial que conlleva a tiempos más oscuros al país.

Pensemos en el preso #1087985, que con todo lo que ha hecho en cuanto a actos barbaricos, leyes que buscan beneficios para las grandes empresas y su fraude procesal con más de 27.000 horas de grabación que demuestren su presunta culpa frente a los hechos, hoy es una víctima de la justicia. Si, una víctima de persecución política, una víctima de abusos por parte de las bancadas de oposición, una víctima de insultos a su respetado nombre que produce miedo en muchos lugares del país.

El no apelar la decisión unánime de la sala de instrucción de la corte de justicia, puede ser una técnica que busque demostrar la injuria por la cual fue señalado, más a un incitar un movimiento radical de algunos ciudadanos que lo idolatran, lo glorifican y no soportan ver cómo es torturado por su «inocencia». El no apelar la medida de aseguramiento puede significar la estrategia más grande del uribismo para recuperar un buen nombre frente al país, que parece más una entelequia colectiva de sus partidarios.

Puede inclusive ser el detonante para la artimaña de crear la constituyente que tanto desean, creando así una sola justicia que busque beneficiar a los niños mal criados que hacen sus berrinches cuando algo no les gusta del todo, similar a nuestro país vecino y hermano Venezuela, ! ¡Qué casualidad! Mientras que el actual presidente Iván Duque desconcertado y lo más triste es que no ve ciencia ficción, pues es más de ver el país utópico que dejó el expresidente, aceptó desconocer el caso que se le lleva a cabo a su amigo, este presidente que hoy tenemos que dice firmemente no aprobar las ideas de su partido para la creación de la constituyente que puede ser el puente, el Az bajo la manga. El preso #1087985 es una víctima, pero es el claro reflejo de que nadie está por encima de la carta magna colombiana, y por eso se puede estar gestando el golpe de estado que acabe con la constitución por la víctima de la justicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *