www.mundodeportivo.com

¿Crisis en el Barcelona después del (8-2) o ‘la crónica de una muerte anunciada’?

Antes de la fatídica eliminación en cuartos de Champions League, ya habían dudas, tensiones y descontento en la afición blaugrana con respecto al juego y la toma de decisiones en el club.

Esa histórica y claro humillante derrota ante el Bayern Múnich por (8-2) quizás ha sido la pólvora y la venda que necesitaba ser quitada para que los jugadores, esos pesos pesados despertasen y tocasen fondo o para que sectores del barcelonismo al fin notarán lo que realmente está mal en el club, que no va de la mano de una mala gestión por un director técnico o por no invertir suficiente en fichajes.

La inversión ha habido y muchísima, después de la salida de Neymar, la directiva del Barcelona se ha encargado de desembolsar tres grandes cantidades en 3 excelentísimos jugadores, cómo lo son Ousmane Dembélé, Coutinho o el recién llegado Griezmann.

Sin embargo ninguna de estas estrellas ha sido capaz de brillar en el conjunto catalán y es que, ya desde hace años a pesar de la consecución de las ligas de la mano de Valverde, se veía ese malestar y esa diferencia en el juego que caracterizó al Barcelona y lo llevó al éxito.

Las ideologías de Johan Cruyff, el confiar en la Masía, darle oportunidad al talento joven, ese fútbol de toque y vistoso desde hace tiempo se ha visto perdido, desde la época de Luis Enrique se podría decir vimos los últimos destellos del buen juego del Barcelona y las primeras señas de flaqueza y malestar se empezaron a ver.

¿Pero qué es lo que tiene a los ‘azulgranas’ en esta encrucijada que los llevó a este punto sin retorno?, ¿por qué no funcionan los fichajes? . La respuestas son sencillas, no hay que ser experto en fútbol para darse cuenta que los técnicos que han pasado por el Barcelona después de la partida de Luis Enrique, no han tenido poder de decisión, no han podido manejar a la plantilla ni poner a trabajar a los jugadores al ritmo que les hubiera gustado.

Episodios vistos cómo esos gestos de Messi y Suárez a Setién, son esa muestra descarada, de que el control en el equipo, las alineaciones, el sistema de trabajo y hasta los fichajes, son aprobados por esa camada de pesos pesados del club que muchas glorias les dieron sí pero que aprovecharon su posición privilegiada para presionar a la directiva y a los DT, a trabajar a su gusto.

Con esto no se excluye de culpa a la directiva claro está, han fallado en su proyecto deportivo, por querer cumplir caprichos a las estrellas, por fichar sin pensar en las reales necesidades y relevos que necesitaba la plantilla, por fichar a estrellas cómo en un videojuego, para complacer esas exigencias y segun tener ese proyecto ganador.

Pero el fútbol una vez más nos ha demostrado y más en esta edición de Champions, que esto es un deporte de equipo, las estrellas importan sí, pero no son el eje en el cual el trabajo de un club debe concentrarse, lo primordial es un equipo, el proyecto deportivo que supla las necesidades y lleve un rumbo, marque un estilo de juego, ejemplos sencillos son el Liverpool de Klopp, el Bayern Múnich, el Red Bull Leipzig o el Olympique de Lyon que apuesta por ese talento joven.

Este (8-2) quizás fue necesario y capaz sea ese gran parte aguas que regrese a los culés a sus inicios, ya se han visto las consecuencias de esta derrota dónde Piqué uno de esos pesos pesados parece haber entendido el daño que se le ha estado haciendo a la institución desde hace tiempo. Ya Setién fue despedido lastimosamente sin haber podido trabajar bien la plantilla, se va tras 4 meses en los que al menos intentó más que Valverde, por regresar la disciplina al club, Abidal también ha sido despedido.

Pero quién para muchos el principal responsable de este fracaso de ‘proyecto’ que no es otro que Josep María Bartomeu, pretende seguir adelante en el cargo hasta Marzo, a pasar que prácticamente toda la afición pide y necesita su dimisión, se hace una vez más el de oídos sordos y se lavó las manos con Setién y Abidal, las elecciones serán hasta Marzo de 2021, algo que parece una burla pues es tan sólo un mes antes de que termine su gestión desastrosa. 

Suena con mucha fuerza el entrenador holandés Ronald Koeman para asumir el puesto de DT, esperemos esta vez sí llega esta leyenda al club, que por fin hayan aprendido todos los implicados en este fracaso, le dejen trabajar, lo dejen retomar la verdadera ideología del club y que todos los cambios necesarios para la reconstrucción del club den comienzo.

Falta ver si Messi continuará en esta nueva era, siempre se escuchan rumores del argentino, que regularmente culminan con una renovación, pero esta vez, es distinto sí hay un ventana para que Messi salga del Barcelona es esta, habrá que estar muy pendiente a lo que acontezca en los próximos días y esperar a ver si el Barcelona logra conducir por el camino correcto o por el contrario se entierra aún más de la mano de Bartomeu.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *