Sólo es una pregunta de muerte en Colombia

Hay preguntas en este país que no se han podido resolver, o las respuestas no son las mejores o simplemente no queremos responder porque a veces somos un país que parecemos más un cuento de realismo mágico de nuestro gran premio Nobel García Márquez, con toques surrealistas y un pequeño drama shakesperiano.  O será que nos hacemos los huevones con nuestra realidad e inventamos facetas para no aceptar que esto se está desmoronando.

Una de  esas preguntas, ¿qué es la muerte para Colombia? Qué pregunta tan difícil de responder en donde hay un mucho trecho sobre el tema en este hermoso platanal.

¿Qué es la muerte? en un país donde por más de medio siglo se ha sufrido de una Guerra civil entre los pobres, niños, mujeres, jóvenes, indígenas. Y lo que más desconcertante es que dieron su vida de ambos bandos por el bienestar  de un estado elitista lleno de corrupción, odio, discriminación con efectos colaterales en la población sacando a los campesinos de sus veredas y tierras; desplazando a las grandes ciudades cantidades de personas para que  ingresarán al cordón de miseria de un país que no los reconoce como víctimas, que posteriormente los grandes terratenientes este país se adueñaron de la forma más ruin de esas tierras, y a los campesinos que  no pudieron asustarlos con las armas, los fueron desapareciendo uno a uno para montar sus grandes haciendas o emporios agropecuarios la muerte  acá significa riqueza para unos cuántos con poder, y pobresa absoluta para la gran mayoría.

Y  ¿qué es la muerte para el lodazal de miseria? en donde los grupos alzados en armas encontrar las formas más terroríficas, atroces, despiadada que ningún director o guionista de película de terror pensaría para sus obras, cómo desmembrar  a sus víctimas en las famosas casas de pique y echarselas a los perros, los caimanes, o hundirlas en ácido para que nadie las vuelva encontrar, abrirles la parte abdominal, llenarla de piedras para que se hundieran en los ríos, o simplemente que el caudal se lo llevara hasta donde alguien de pudiera dar cristiana sepultura, hacer gigantes fosas comunes en el medio del monte o de la selva, estos seres deben saber muy bien qué significa la muerte cuando vieron a los ojos de sus víctimas en las masacre que cometieron a lo largo y ancho de esta patria. La muerte en Colombia es una película de terror que nos acostumbramos a ver.

¿Qué es la muerte en este platanal? Que las disque instituciones que fueron fundadas para proteger a los colombianos, que su lema es  lealtad, honor y gloria, allá asesinado a  miles de jóvenes inocentes de los barrios más humilde, hacerlos ver cómo bajas en combate y así decir que estaban derrotado a las guerrillas y grupos alzados en armas para ganarse permisos,  reconocimientos, estrellas, ascensos, vacaciones, y para completar la canallada, el estado se hace de los oídos sordos y no escucha los gritos de desgarrados de las pobres madres pidiendo justicia. Y el primer mandatario de este moridero salió con disculpas chimbas, diciendo que no sabe quién dio la orden y todo esto fue a sus espaldas. Es la muerte, un precio y mejores sueldos para los que juraron protegernos.

¿Qué la muerte en este maldito cuchitril? en donde ser un líder social es sinónimo de muerte y objetivo militar. Porque esas personas que luchan por la restitución de sus tierras, es una persona con una lápida a la espalda. Que anterior gobierno decía que esas muertes sistemáticas se debían a líos de falda, y peleas de borrachos con fusil, el actual presidente sale con unas perlas argumentativas diciendo que muere más personas por hurto a celulares y que los líderes sociales en este país. La muerte en este estado, es un sinónimo de las personas que luchan por lo que la guerra le ha robado.

¿Qué es la muerte para este barrizal de sangre? En un país que se cree del primer mundo o en vía desarrollo, que sin embargo es tercermundista de aquí a Pekín, que sólo necesitó de un suceso atípico como una pandemia, para revelar las gigantescas falencias que tiene. Desigualdad, pobreza y hambre absoluta, para completar la defecada el gobierno actual, es un gobierno fashionista, ignorante, soberbio, prepotente practicante  e inepto, manejado cómo títere por un ser oscuro. Prefirió gastar en plena pandemia un montón de plata en mejorar la imagen del subpresidente Duque, mientras que los niños wayúu se mueren de hambre y tienen que rebuscar en las basuras para poder subsistir,  y salen en su programucho hablando de las maravillas que han hecho en el manejo de esta epidemia como leyes o decretos que han ayudado mitigar el impacto económico plena pandemia, de cómo ha podido llegar a las familias más pobres con todos los subsidios o ayudas monetaria, y sus ideotas de reactivar la economía con días sin IVA para que la población salga a comprar, pero cuando se hace una comparación con la realidad, sus decretos se cae por falta firmas de ministros, que sus sonados subsidios solo ha llegado tan sólo al 3% de las personas más humildes, gracias a  los días sin IVA los contagios del covid-19 se dispararon. Será que las  muertes por decisiones estúpidamente tomadas por nuestros mandatarios en tiempos de pandemia son menos dolorosas que los niños que mueren desnutridos pidiendo un pedazo de pan  a sus padres. La muertes generadas en pandemia son resultado de la soberbia e ineptitud de un pedante que se cree presidente.

Es muy difícil definir esta cuestión, ya que en este territorio llamado Colombia le han dado tantos matices a esta pregunta. Lo que más duele es que nos estamos convirtiendo en una sociedad que no siente ningún remordimiento. Que varias generaciones que crecieron viendo los horrores de la guerra, subconscientemente hayan convertido a la muerte en  parte del paisaje, y no hemos querido aceptar que somos una comunidad que está  descomposición completa, sin embargo de este proceso podemos  nutrir las nuevas generaciones, para que valoren  la vida y aprendan de nuestros errores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *