Colprensa

Defendemos la injusticia de otros, pero ¿quién defiende las nuestras?

En Colombia parece que es más importante lo que sucede en otros países que aquí. Esto es posible notarlo con casos que suceden fuera del territorio y son respaldados tanto por el gobierno como por los colombianos, sin embargo, cuando suceden en el país son rechazados. 

En mayo del presente año Floyd en Minnesota, Estados Unidos. Esta noticia se hizo viral en poco tiempo, puesto que se trataba de un hombre negro y el asesinato fue de parte de las autoridades. Esto fue suficiente para que todos se apenaran por lo sucedido lamentándose profundamente por la vida perdida y la desigualdad. 

Seguidamente el acontecimiento provocó descontento en Estados Unidos, por lo cual en muchos estados se realizaron protestas en contra del abuso policial y el racismo; cabe mencionar que dichas manifestaciones no se dieron de forma pacífica, hubo muchos disturbios y asimismo violencia. La situación fue tan grave que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se protegió ocultándose en el búnker subterráneo de la Casa Blanca, pues los protestantes llegaron al punto de querer allanar la residencia presidencial; de hecho, las personas presenten en la manifestación forcejearon con los agentes del Servicio Secreto.

Los colombianos, como era de esperarse, también estaban descontentos con el hecho injusto que se dio en Estados Unidos, de igual modo apoyaron las protestas pues se trataba de un abuso y de racismo; los colombianos estaban de acuerdo en el modo en que se hicieron las manifestaciones, pues estas son necesarias para lograr detener los abusos a los que muchos afroamericanos están sometidos. 

Por su parte, los medios de comunicación en Colombia también se mostraron en desacuerdo, rechazando a las autoridades en Estados Unidos debido a lo ocurrido, de este modo en las noticias los titulares eran frases similares a “George Floyd es asesinado por la policía” y en cuanto a las protestas los medios se referían a ellas como “protesta a causa de la muerte de George Floyd”

Lo curioso del apoyo incondicional de los colombianos hacia los estadounidenses es que en aquellos días también se presentó un hecho similar en Colombia. Un joven en Puerto Tejada, norte del Cauca, murió debido a abuso policial. Anderson Arboleda recibió golpes en la cabeza lo cual provocó muerte cerebral. Este hecho es tan indignante e importante como el caso de George Floyd, sin embargo, la atención de la mayoría de colombianos estaba en Estados Unidos, y en la justicia que requería el caso.

En septiembre se presentó un caso que produjo rabia e impotencia a muchos colombianos. Este caso fue el de Javier Ordoñez quien fue asesinado por agentes de la policía nacional. El acontecimiento se hizo viral debido a un video en el que se muestra como Ordoñez estaba sometido por dos policías, quienes le propinaron descargas eléctricas y golpes.

Este hecho, como ya lo mencioné, fue motivo de rabia por lo cual se desató una ola de protestas y manifestaciones en la capital del país, ciudad donde se presentó el caso. Las personas demostraron su impotencia y desagrado con la policía destruyendo algunos Comando de Acción Inmediata (CAI) de la ciudad de Bogotá.

En primer lugar, algunas personas desaprobaron las manifestaciones afirmando que “los vándalos” -como suelen referirse a todo aquel que proteste- no deben destruir todo, y que además si Ordoñez murió debió hacer algo para que la policía actuara de tal modo. 

En segundo lugar, los medios de comunicación en el país al transmitir la noticia en los titulares ponían “murió tras procedimiento policial” y en cuanto a las protestas los titulares solían decir “vándalos vuelven a hacer de las suyas” refiriéndose a los disturbios que se suelen presentar en manifestaciones. 

Llegados a este punto es necesario recordar cuáles fueron las opiniones de los colombianos frente a la muerte de George Floyd y todo lo relacionado a esto. Los colombianos apoyaron totalmente las protestas y afirmaron que fue la policía quien mató a Floyd. Entonces aquí, qué sucede lo mismo, las opiniones de los colombianos cambian: la víctima muere porque “algo debió hacer mal” como si fuese justo que cualquier acto cometido sea pagado con la vida. En relación a las protestas aseguran que no es justo con los demás policías el trato que están teniendo y la destrucción de algunos CAI.

Continuado con lo anterior, en Colombia parece que doliera más la destrucción de una estructura física a los abusos de parte de las autoridades y sobre todo las muertes en manos de estas; en otras palabras, duele más la pared con grafitis que la muerte de Javier Ordoñez. 

Hay que mencionar, que las personas que apoyaban las protestas de Estados Unidos se quejan cuando suceden aquí, excusan lo inexcusable y perdonan lo que simplemente no tiene perdón. Ambas situaciones son similares; no obstante, la mayoría de los colombianos, entre esos cantantes, actores e influenciadores se muestran en desacuerdo con las manifestaciones que el pueblo, cansado de tantas injusticias, está haciendo. 

Es menester recalcar el papel que los medios de comunicación colombianos están haciendo. Al transmitir la noticia de la muerte de Javier Ordoñez el titular ponía “murió tras procedimiento policial” estas son palabras maquilladas que claramente buscan tapar el hecho indiscutible que pretenden informar, pues Ordoñez fue asesinado por la policía. 

Del mismo modo polarizan las noticias con referente a las protestas, el titular pone “los protestantes destruyen CAI” o frases como “los vándalos tiran piedras y causan disturbios”.  

Dicho lo anterior, cabe recalcar que cuando la muerte era en Estados Unidos los medios acusaban a la policía libremente afirmando que fue un asesinato, pero cuando se trata de nuestro país los medios ponen que la causa de muerte fue el procedimiento policial, si bien esto es cierto, no deja de ser un asesinato y asimismo con las protestas, aquí son vándalos y allá protestantes. 

Hay lugar para preguntarse ¿qué cambia cuando se trata de nuestro país? ¿por qué duele más las tragedias de otro lugar y no la de tu patria? Lo único que cambia es el lugar de los hechos, porque son situaciones injustas por igual, de modo que, es necesario que el apoyo que le brindan a otra nación también sea brindado en Colombia, y defendamos como de lugar lo que por mucho tiempo hemos soportado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *