Foto: CepymeNews

La democracia está en venta, la puedes comprar en Facebook ADS

El gigante Facebook, ha afectado las democracias del mundo, la salud mental de varias generaciones, el comercio global y ha avalado fenómenos como la post verdad y las fake news.

Los algoritmos de las redes sociales como Facebook son personalizados, puesto que se basan en los intereses y actividades de cada persona en las plataformas, así mismo estos generan modelos de predicción de los comportamientos de los usuarios con el fin de capitalizar la atención de este con publicidad paga.

El bombardeo de información en tus formatos favoritos permite llegar al punto de la manipulación, ya que las noticias que puedes ver desde tu perfil poseen la inclinación especifica que el algoritmo creo para ti con fines comerciales. Además, el contenido que te muestran está basado en la psicología de consumo que busca generar adicción en los usuarios. 

El impacto de Facebook en la mente de sus usuarios ha causado polarización y ha afectado las democracias del mundo, puesto que este informa a las personas de forma subjetiva con el fin de cambiar sutilmente las percepciones de quien consume contenido en su plataforma. Asimismo, los miles de datos que poseen en sus algoritmos han sido utilizados como mercancía en contiendas electorales a nivel global, como se evidenció en el escándalo de la venta de datos y perfiles psicológicos a Cambridge Analytic que tuvo repercusiones en las elecciones de Estado Unidos, Brasil y en el Brexit en el 2016 solo por nombrar algunos casos. 

Sophie Zhang, ex científica de datos de Facebook aseguró en un comunicado que siente que tiene las manos manchadas de sangre, puesto que mientras trabajaba en la compañía vio como bots manipulaban a los usuarios por medio de noticias falsas sobre candidatos presidenciales, el cambio climático e incluso el Covid-19. Así como Zhang, el medio internacional BBC informó que el ex ingeniero de la misma red social Ashok Chandwaney dijo que “Facebook se beneficia del odio”, la razón de esto es que la polarización mantiene a las personas conectadas, sin embargo, la compañía acepta que se ha demorado en generar procesos que eviten la manipulación política y la polarización. 

The Guardian, reportó denuncias a la plataforma por parte de activistas medioambientales como Greenpeace, puesto que sus cuentas fueron suspendidas por supuestas violaciones a los derechos de autor, pero esto no sucedió con un vídeo que difundió ideas engañosas, sobre la crisis del cambio climático que fue reproducido 5 millones de veces.  Lo que hace cuestionar a los activistas sobre el rol de Facebook para mitigar las fake news y los problemas globales. 

Por otra parte, redes sociales como Facebook han afectado a gran escala a la generación Z, ya que esta ha crecido de la mano de este tipo de plataformas y ha impartido estándares de belleza inalcanzables generando un sistema de aceptación social liquida basada en likes y comentarios, a partir de esto se ha visto un incremento en niveles de suicidio, intentos de suicidio, depresión y ansiedad. 

El capitalismo de vigilancia de Facebook basado en la observación, análisis y métricas de usuarios tiene como objetivo según Jaron Lanier, escritor del libro “Diez razones para borrar tus redes sociales de inmediato” y participe del documental de Netflix The Social Dilemma, “cambiar de forma gradual e imperceptible el comportamiento de los usuarios”. Basados en técnicas de persuasión los diseñadores de estos software crean predicciones cada vez más refinadas, precisas y efectivas con fines comerciales que incluyen la monopolización de la pauta en redes sociales, posicionar a los datos como el activo más importante y tener al usuario conectado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *