FOTO: INTEGRALIS, EDUCACIÓN ONLINE

No somo máquinas femeninas

Críen manes independientes. Ser mujer y madre es la tarea más dura que se puede ejercer pues siendo una mujer trabajadora, madre y esposa es como ser todo en una, y lo digo por experiencias que he visto, muchas mujeres se someten a sus maridos «es que mi esposo llego muy cansado entonces mejor que se acueste a dormir» «es que él no sabe cocinar» «él no sabe lavar la ropa» NO MAMEN. 

y así los acostumbran a no hacer absolutamente nada en sus casas, desde que somos niñas nuestras madres nos enseñan a barrer, trapear, cocinar lavar etc. pero al machito de mi hermano o padre que le enseñan? Les enseñan que todo lo que suceda en la casa depende de la mujer y es que así tenga mil cosas más por hacer debo repartirme y hacerlo todo porque los hombres les acostumbraron no mover un solo dedo, y aunque suena feo las mismas mujeres son las culpables de eso pues permiten que su esposo o su hijo no se encarguen de tareas del hogar o por ejemplo cuando se es ama de casa llega el hombre preguntando «de que está cansada? ¿Acaso que hizo en todo el día?» pero claro todo esto tiene un trasfondo que son las costumbres machistas 

Pero ¿qué son las costumbres machistas? Son aquellas que nos han inculcado a lo largo de la vida siempre poniendo a la mujer a los pies o servicio del hombre sea o no sea parte del núcleo familiar, entre ellas servir a los hombres, encargarse de tareas del hogar, imposiciones sexistas, por ejemplo, las tareas del hogar solo la hacen las mujeres, ellas sólo pueden cocinar, ellas son las que tienen que cuidar a los hijos, entre otros. 

No se debe permitir los abusos domésticos, afortunadamente estamos en la era de la independencia femenina, usted señora madre cabeza de hogar o ama de casa no acostumbre a los hombres que viven en su hogar a que siempre tendrán todo hecho por usted, es que se me revuelve la sangre cuando el marido de mi mamá le dice que le lave el uniforme o el tapabocas porque él está muy cansado, tal vez creen que somos máquinas de trabajar y no nos cansamos en lo absoluto.

Críen personas que no dependan de la mujer, que no crean que estamos hechas para ser solo madres, para estar en la cocina, para lavar ropa, para llegar mamadisima de trabajar y ponerse a cocinar, nos marcan con sus costumbres machistas y esperan tener gente de bien, es tan triste cuando nos dicen «si ya sabe cocinar se puede casar», es decir ¿tengo que servir a alguien como si ese ser no fuese independiente? ¿Tengo que saber cocinar, lavar, planchar para poderme casar?. 

Las mujeres no nacimos para servir a nadie más que a nosotras mismas porque créame por coger una escoba o prender la lavadora a usted no se le acabará la «masculinidad». Aprendamos y enseñemos a que las personas se valgan por sí mismas, si está muy mamado de trabajar pues no trabaje, pero no espere que porque llega super agotado su mujer siempre tendrá que hacer todo por usted.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *