Foto: Risaraldahoy

Ojos que no ven, corazón que no siente

Aquí hay un poquito de todo, incompetentes, mentirosos, oportunistas, personas en cargos que no deberían, esto último sin duda es lo peor. Un claro ejemplo de ello, es el querido ministro de Defensa, quien debería luchar por protegernos y garantizar nuestra seguridad, pero lo único que ha hecho es tratar de minimizar, la gravedad de las masacres efectuadas por la Fuerza Pública, enfocándose en cosas irrelevantes, justificando a quienes hacen uso desmedido de sus armas, de su “poder”, dándoles la libertad de hacer con los civiles lo que quieren, por el simple hecho de pertenecer a una institución.

El señor Carlos Holmes Trujillo, se supone es el jefe de la Fuerza Pública sin embargo, según él, no tiene idea de como es que de manera sistemática, los miembros de esta, abusan constantemente de su autoridad, golpean, insultan, retienen sin razón y lo que es peor ASESINAN. Este tipo de acciones, se han visto en pueblos, veredas, ciudades, movilizaciones, etcétera, hay videos que demuestran que no se trata solo de “unas manzanas podridas” sino de una formación violenta, los entrenan para matar. No se pueden estar repitiendo las mismas situaciones, una víctima tras otra, hasta el momento Colombia registra al menos 60 asesinatos en lo que va del año, mientras tanto Trujillo, considera que es más importante hacerle “seguimiento” a las páginas de redes sociales que publican videos de los policías, disparándole a los ciudadanos, como si estuvieran en un videojuego.

Pero uno que podría esperar de un viejito soberbio con ínfulas de yo todo lo puedo, marioneta de la marioneta, que ni con pruebas asume su responsabilidad y la del estado en cada uno de los casos de ciudadanos violentados. No olvidemos que el ESMAD estaba haciendo uso de artefactos ilegales en contra de la ciudadanía, durante las manifestaciones, la policía mató cerca de 13 personas, durante las manifestaciones y luego sale este sujeto diciendo que “respeta y garantiza”, las manifestaciones a menos que al interior de las mismas, se presenten actos vandálicos o acciones terroristas, no puede ser más ridículo, la gente marcha porque está cansada de un gobierno opresor e inservible, no porque un grupo al margen de la ley como el ELN se lo diga, tenemos criterio, algo que evidentemente a todo este gabinete le hace falta.

Un poquito de respeto por la vida, nosotros no somos únicamente cifras, somos seres humanos con sueños, metas, aspiraciones y ahora incluso con miedo de salir a las calles, pero eso no será un motivo para seguir permitiendo que un inepto de semejante calibre, se burle constantemente del dolor ajeno porque el simple hecho de justificar a quienes cometen hechos tan despreciables, como golpear una persona hasta ocasionarle la muerte, es una falta de respeto. Entienda que esto no consiste en salir con un discurso barato a pedir “perdón” en nombre de una organización, para después seguir en las mismas, los colombianos necesitan resultados, no pañitos de agua tibia. 

Lo más sensato, para el “ministro” es, primero que reconozca la gravedad de cada hecho ocurrido, segundo asumir su responsabilidad, tercero disculparse y por último pero no menos importante, abandonar el cargo, renuncie Holmes, acepte que esto no es para usted, le quedó grande. Como ministro de Defensa, se le olvidó que lo más importante era justamente eso, DEFENDER, los derechos de la ciudadanía, no pisotearlos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *