Foto: Zona cero

Somos tan dignos que nos damos garra en Locombia

Aplastado en la sala de mi casa, viendo la excelentísima calidad de los programas de noticias de este hermoso chochal llamado polombia, -que para nada son vendidos, ni defienden causas que son inhumanas-. Vi una nota que trae un contenido muy peculiar,  me llamó la atención y me hizo tener una epifanía o bueno filosofar de la vida colombiana. Dentro de este segmento, había un pequeño fragmento de la locución del ministro de Defensa Carlos Holmes Trujillo a los medios, acerca de la decisión que tomó la corte suprema de justicia, para garantizar el libre desarrollo de las protestas pacíficas y la protección de los manifestantes.

Esta sentencia, dice a grandes rasgos que las instituciones policiales deben garantizar sobre todo la vida y la honra de los manifestantes, además de dejar de hacer uso de armas que puedan causar la muerte dentro de las manifestaciones, más específicamente una escopeta calibre 20, la cual, ellos aseguran nunca  haberla usado. Sin embargo por casualidad del destino, un bellaco integrante del ESMAD, accionó este tipo de artefacto en el 2019 y el resultado fue la muerte de Dylan Cruz.

Pero minsdefensa en una actitud berraca, creyéndose el dueño del chuzo, respondiendo bravo por poco casi gritando y muy ofuscado “que cómo era posible esta decisión de la Corte era antidemocrática. Que en un país digno, la policía siempre tiene el poder de ejercer la fuerza, para garantizar el bien público” complementó con otras pendejadas, berrinches, bobadas que no vienen al caso porque él piensa que hablando duro, haciéndose ver bellaco, el remalote, el macho va a poder, impulsar su carrera a la presidencia de la República de locombia (Colombia) para el 2022, ser atarbán en la política colombiana, garantiza mucho éxito, según ellos. 

Apenas terminó la nota, fue como recibir una cachetada con la mano mojada que le voltea un mascadero, que lo deja uno ahuevado, posteriormente me puso a pensar en esa pequeña expresión, “en un país digno”. ¿Somos un país digno? ¿Colombia es un país digno?  ¿pero sobre todo la Colombia del 2020 es un país?.

Y para buscar respuestas, tuve que ir directamente al diccionario de la Real Academia de la lengua Española. Qué define digno; su primera definición como adjetivo, merecedor de algo. Su segunda definición adjetivo, correspondiente, proporcionado al mérito y a la condición de alguien o algo. El tercer adjetivo, que tiene dignidad y se comporta con ella. Soy consciente, parezco  bobito definiendo términos, pero el gobierno de  Colombia, hoy en día, el del malvado doctor tocino tiene un problema de dislexia,  (problemas de aprendizaje) mezclado con un poco de disartria (confundir términos o darles su propia definición, como homicidios colectivos que son realmente masacres).

Para empezar, si fuéramos un país digno, no tendríamos al nuestro inútil presentador, que inaugura obras mal hechas con sobre costos de más del 500%, con retrasos de más de 100 años, en un solo sentido -el Túnel de la Línea-, que se llena la jeta, diciendo que gracias a él, se pudo llegar  a la terminación, pero no es capaz de desenredar un pinche nudo, ay Dios que dignos somos.

Si fuéramos dignos, no tendríamos unos ministros de gobierno que son una partida de improvisación y elecciones a dedo, para pagar favores a los que le financiaron la campaña para la presidencia del 2018  (mermelada), pero sobre todo si fuera Colombia muy digno, el señor Carlos Holmes Trujillo no sería el ministro de defensa, un ser indolente, engreído,  prepotente que se cree con la respuesta de todo, que no pide ni siquiera perdón y disculpas a las víctimas de algo que no tiene sentido común, como el asesinato de manifestantes por la policía, como somos de dignos, virgen del tomate chonto, ¿por qué no nos dan un premio?.

En este país digno, no tendrían que haber “homicidios colectivos”, como dice este peorro gobierno disléxico (matanzas), en lo que va corrido del año van 65 asesinatos en todo el país. Todos estos sucesos deberían,  impactar a este pueblo, pero tristemente nos acostumbramos a nadar en Río de sangre, comer con muertos, lo que me remite a preguntar, ¿por qué el país está así?. Tenemos tanta dignidad que no sabemos dónde meterla, no sé yo creo que en las fosas comunes, cabría perfectamente.

Si fuéramos dignos en este cuchitril de mala muerte, no dejaríamos que los llamados, “entes del orden” asesinen a un civil a punta de taser y después le den una paliza en un CAI, algo que se reveló  en el dictamen de medicina legal, dice que el cuerpo tuvo varias fracturas craneoencefálicas, desgarro de un riñón, varias costillas rotas que posteriormente ocasionaron un paro cardiorrespiratorio. Luego estás almitas de Dios, dicen que ellos “nunca se extralimitaron en la acción de su actividad”, así mimo otros policías, dispararon sin ningún remordimiento a civiles desarmados.

En este país hay tanta indignidad, que no nos aguantamos las ganas de hacer nuestra propia película de la vida real de la purga en septiembre. Mereceríamos el premio a la salvajada de la academia.

Ya dejemos de esperar la mágica solución a todos los problemas de este chochal llamado Colombia, el único cambio verdadero, se dará cuando nosotros hagamos un ejercicio de conciencia y aceptemos que este país está hundido en la miseria, sangre, muerte, guerra, entre otras tantas problemáticas, es entonces, cuando intentaremos salir de ellas. No faltan los malditos inhumanos e insensibles que ven en la muerte el negocio de su vida, dejemos de creer en todas las pendejadas que nos dicen los medios comprados, por los mismos que nos quieren ver  miseria y muertos como los términos del castrochavismo, que la manifestación es algo de terroristas, vándalos, mamertos, ultraizquierdistas, centrado exclusivamente en la destrucción del bien público. Les quiero recordar que la manifestación es la herramienta más poderosa que ha tenido la humanidad, para reclamar sus derechos;  como el derecho al voto a las mujeres, como derecho a turnos dignos y no esclavizantes de trabajo, como derecho a la igualdad de género, y muchas cosas más que ahora se me pasan. 

Ya dejemos de dividirnos en centro, derecha, izquierda que eso no ha traído ni mierda a este país. Seamos Colombia, una Colombia igualitaria y realmente digna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *