Humanidad en declive

Las instituciones educativas (preescolar, secundaria, básica superior) tienen como objetivo brindar formación desde la niñez hasta la adolescencia para dar paso a la formación profesional. Las escuelas ofrecen y aportan conocimiento académico y asimismo aportan actitudes como, por ejemplo: pensamiento lógico-matemático. En los colegios también se enseñan los valores, a socializar y a reflexionar, estos aspectos hacen parte de una persona con características humanas. 

No obstante, hay que mencionar que el modelo académico es ineficiente, según Larrañaga, A. (2012) “ahora mismo muchos alumnos no podrían aprobar por ejemplo el examen de historia que realizaron en primero de Bachillerato. Una de las razones es porque no se puede aprender lo que nos dicen, se aprende haciendo. En el sistema educativo actual, el objetivo que los estudiantes tienen es aprobar los exámenes y sacar buenas notas.” Además de esto, los estudiantes suelen quedarse con lo que los educadores les entregan, no buscan entrar en espacios de debate para reflexionar e indagar y ser críticos frente a la información establecida. 

En cuanto a la educación superior, en primer lugar, los futuros estudiantes consideran para su formación profesional carreras de ciencias exactas que por lo general generan dinero o se consideran las más solicitadas en la sociedad; así que de este modo las profesiones de arte y humanidades se dejan de lado pasando a ser insignificante y casi que innecesarias. 

En este tipo de carreras por lo general no contienen formaciones humanas, es decir, que formen a una persona con estas actitudes, ni tampoco es posible presentar espacios de discusión debido a que las teorías establecidas no pueden ser refutadas, pues se trata de ciencias exactas que no pueden cambiar. 

Caso contrario sucede con las ciencias sociales. El ser es cambiante, se transforma y está en constante evolución, esto hace posible que los paradigmas y teorías puedan ser refutables y sean innovados o modificados, entonces dado estos espacios permiten que las personas que estudian a la sociedad sean críticas. En cuanto a presentar características humanas, el estudiar a la sociedad o un individuo contribuye a dichas actitudes. 

Es necesario enfatizar en la cualidad crítica. Las personas que son críticas y analíticas pueden comprender desde distintas perspectivas el mundo, y continuando en esa misma dirección es posible llevar a cabo la democracia. 

Actualmente la educación superior está expulsando las facultades de arte y humanidad de las carreras ofrecidas, lo cual pone en peligro a la sociedad debido a lo anteriormente dicho, así lo plantea Martha Nussbaum “sedientos de dinero, los estados nacionales y sus sistemas de educación están descartando sin advertirlo ciertas aptitudes que son necesarias para mantener viva a la democracia. Si esta tendencia se prolonga, las naciones del mundo en breve producirán generaciones enteras de máquinas utilitarias, en lugar de ciudadanos cabales con la capacidad de pensar por sí mismos, poseer una mirada crítica sobre las tradiciones y comprender la importancia de los logros y los sufrimientos ajenos. El futuro de la democracia a escala mundial pende de un hilo” de aquí se infiere que en caso tal se anulen totalmente las artes y humanidades, lo más seguro es que los seres se conviertan en sujetos alineados. 

Resumiendo lo planteado, las ciencias formales (lógica y matemáticas) y las ciencias naturales (astronomía, biología, física, geología, química y geografía) son igual de importantes y necesarias que las ciencias sociales (sociología, psicología, economía, historia, lingüística, entre otras). En este sentido, las instituciones antes de formar profesionales deberían formar seres humanos que acepten al otro como igual, en cuanto a derechos y deberes en el contexto en el que se encuentran y en el mundo; y como diferentes por la cultura, tradiciones y opiniones; también deberían hacer (o contribuir) de las personas seres críticos pensantes capaces de analizar el mundo que los rodea. Dicho de otro modo, las instituciones siendo un pilar fundamental para la sociedad deberían modificar el sistema de enseñanza y aprendizaje. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *