Foto: Semana

Alias «Jorge 40» está en Bogotá

Bajo las garantías de no repetición, la verdad y la reparación de víctimas llegó al país Jorge 40, uno de los paramilitares más peligrosos de la década de los 2000.

El pasado 28 de septiembre, alrededor del mediodía llegó en un vuelo comercial a la base militar de Catam, ubicada en el occidente de Bogotá,  el ex paramilitar Rodrigo Tovar Pupo, alias “Jorge 40”, procedente de los Estados Unidos donde tenía  una condena de 16 años de prisión los cuales solo 12 de estos fueron efectuados hasta el pasado diciembre del año 2019, desde esta fecha empezaron los trámites para su deportación a Colombia pero debido a la crisis sanitaria del Covid 19, esta estaba temporalmente suspendida. 

En la actualidad, el antiguo comándate del bloque norte de las AUC, tiene abiertas más de 45 órdenes de arresto y 1400 investigaciones en su contra, donde se incluyen delitos como homicidios, desplazamiento forzado, reclutamiento de menores y tortura. Esto sin contar que debe aclarar sobre sus nexo y alianzas con militares además de  la famosa parapolítica de los años en que las AUC estaban en zonas desprotegidas por el gobierno. Este se ha negado a brindar información, pues teme por su vida, tras lo ocurrido con su hermano el ganadero Sergio Tovar Pupo, asesinado a manos de sicarios en la ciudad de Valledupar  en 2009, así lo manifestó su abogado en el 2015 mismo año en que salió de la jurisdicción para la paz y también se le quitaron varios beneficios como los que goza el también solicitado por la justicia colombiana Salvatore Mancuso, así que Jorge 40 será juzgado por la justicia ordinaria .

Algunas fuentes del ente acusador aseguraron que el ex paramilitar pasará algunos días en el búnker de la Fiscalía general, hasta que el INPEC decida en qué prisión nacional cumplirá su condena, algunos de sus actos delictivos más atroces fueron las masacres como la del Salado en Carmen de Bolívar ocurrida en el año 2000 donde se usaron armas como motosierras y cuchillos para asesinar a la población civil del lugar y la de la Bahía de Portete en la Guajira en el año 2004  mismo lugar donde a los pocos días se había instalado la mesa de negociación entre el gobierno y los paramilitares.

Solo queda esperar que Jorge 40 se apegue a la justicia colombiana y revele los nombres de las personas que gozan de prestigio político y revele lugares donde se encuentran fosas comunes para que empiece una verdadera reparación de víctimas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *