Ser inmigrante muchas veces se traduce en ser ciudadano de segunda categoría o peor aún, personas sin derechos, algo similar pasa con el género femenino, pero esto empeora cuando eres las dos, mujer y migrante.

Las migraciones masivas son un fenómeno, mal visto por una gran parte de los nacionales porque ven en riesgo sus empleos, seguridad y creen en el discurso de que los inmigrantes traen consigo cosas negativas. Sin embargo, la discriminación y vulneración de los derechos humanos ¿son la solución?.

Desde el pasado 14 de septiembre, la Cancillería mexicana se encuentra investigando luego de la denuncia de Dawn Wooten, una ex enfermera de ICE (Servicios de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unido), que afirma que en estos centros de detención han esterilizado masivamente a mujeres migrantes de habla hispana sin su consentimiento. 

La Cancillería mexicana bajo el cargo de Marcelo Ebrard, ya tiene contacto con al menos 6 mujeres mexicanas posibles víctimas de histerectomía bajo la custodia del ICE en Irwin, Georgia.  

A causa de lo anterior, el gobierno mexicano mandó a Estados Unidos una nota diplomática con el fin de esclarecer los hechos de negligencia, violación y extracción de úteros de mujeres inmigrantes retenidas. 

Así mismo, la ONG Project South tomó el caso y ha descubierto a 17 mujeres más de toda Latinoamérica víctimas de estos procesos, donde no fueron informadas adecuadamente de la intervención que harían en sus cuerpos. 

Andrew Free uno de los abogados que lleva el caso dijo al medio El Universo que “existe una falla sistemática de consentimiento informado”. Esto porque las mujeres no tienen acceso a intérpretes que les puedan informar sobre cada procedimiento. Además, como lo expresó Wooten en su denuncia, estos centros de reclusión parecen campos de concentración donde experimentan a su antojo con estas mujeres.

En medio de las investigaciones el portavoz de ICE Bryan Cox, afirma que el ginecólogo encargado de estas inversiones, no operara más en la entidad. La ex enfermara, aseguró que este médico, atendió alrededor de 60 mujeres y lo llamo “coleccionista de úteros”.

Se evidencia la vulneración de los derechos humanos y de reproducción en estos centros femeninos. Se enciende alerta roja luego de la denuncia de la ex empleada Wooten, lo que permite visibilizar el horror por el que han tenido que pasar estás mujeres migrantes. Lo que generó protestas en Nueva York. Así también lo evidenciaron congresistas demócratas que debido las noticias fueron a supervisar el bienestar de las reclusas, lo que recibieron fue comentarios de sufrimiento que les permite desde su posición hacer un cambio. 

¿Por qué sucede esto? ¿Quién dio la orden? No tengo claro quien dio las instrucciones con exactitud, pero sin duda, el actual presidente de Estado Unidos, Donald Trump con su propuesta de construir un muro en la frontera con México, sus discursos nacionalistas y misóginos parece ser el promotor principal de una aberración profunda a los derechos humanos y reproductivos en pleno siglo XXI.