Imagen: Foro Recursos Humanos

Hablemos claro y en contexto – Parte 1.2

Como en el texto anterior pudimos otorgar un significado superficial de los conceptos: Estado y Democracia; concretando que Colombia es un estado de derecho el cual divide el poder en tres ramas (Ejecutivo – Presidente, Legislativo – Congreso, Judicial – las Cortes) evitando esto una acumulación de poderes. Que en Colombia, los mandatarios están regidos por las mismas leyes que el ciudadano, tales mandatarios son seleccionados democráticamente por voto popular, el cual, siempre el 51% será el victorioso ante el 49%.

Así pues, continuaremos explicando los demás conceptos.

¿Qué es Justicia? Retomo a Hans Kelsen al decir: “Ninguna otra pregunta ha sido planteada más apasionadamente que esta, por ninguna otra se ha derramado tanta sangre preciosa ni tantas lágrimas amargas como por esta…” y tiene razón; la justicia es tan subjetiva que es capaz de causar acciones perturbadoras u honorables por ella misma, el significado de esta palabra varía de acuerdo a quien la conjuga en sus oraciones o frase, la palabra necesita epítetos personales para su uso, dicha subjetiva merece un control por parte del estado, entonces se crea la justicia transicional.

Wilson Rivero, abogado penal, en su libro -Actuaciones de policía judicial – afirma que está justicia no es más que un sistema que busca y permite reparar los daños sufridos por las víctimas luego de cualquier hecho que vulnere o viole sus derechos en totalidad.

De acuerdo a esto; si fuéramos la víctima de cualquier hecho atroz, el estado a partir de nuestra denuncia debe reaccionar inmediatamente en buscar mi reparación, ¿Tal reparación es equivalente al daño sufrido? Restringir la libertad es la justicia más fuerte legalmente, una vida llena de penurias es la satisfacción que diferencia honorablemente a la víctima del victimario. ¿Y cuando el victimario tiene un poder casi sobrenatural para escapar de tal justicia?.

Colombia, lamentablemente, es testigo de crímenes considerados de lesa humanidad. Aquellos principales actores, como si las culebrillas fueran, esquivan cada imposición y cargo impuesto por las cortes o son pagadas de forma monetaria cambiando hechos o testimonios, entregando predios, y tantos hechos maquiavélicos casi incontables. La víctima mayormente de bajos recursos debe cruzar cielos y mares para que la verdad salga a la luz.

¿Qué es la igualdad?

Seguimos andando este camino espinoso de dar un significado superficial a conceptos usados frecuentemente, como la igualdad.

Cuando está palabra es usada en discursos políticos, por lo general busca demostrar como todos somos idénticos físicamente frente al estado, pues los mismos derechos universales nos rigen. Tal palabra es usada también en las protestas, en los gritos y arengas del pueblo protestante, es un símbolo de revuelta contra jerarquías; tanto el pueblo como los mandatarios usan esta palabra con diferente trasfondo, generalizando tantos epítetos que pierde su valor.

Giovanni Sartori politólogo italiano, pluraliza el termino diciendo “El isos, en griego, es la igualdad que necesita ser especificada, isosnomía (iguales leyes) y la iseguría (igual asamblea), son igualdades. Pero, al mismo tiempo, son libertades”. Esto es la prueba más exacta, de que existen diferentes igualdades las cuales el mismo Sartori enumera: igualdad jurídico-política, igualdad social, igualdad de oportunidades, iguales salidas, igualdad económica, igualitarismo total (todos idénticos en todo). En Colombia rige una ley cultural que se puede resumir como la meritocracia, pues así como trabajo gano; a partir de esta idea ¿Por cual igualdad peleamos verdaderamente en cada protesta, en cada arenga?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *