Foto: Mujeres en movimiento

La cuarta ola del feminismo, conexión Latinoamericana

Actualmente nos encontramos en la cuarta ola del feminismo. La anterior mencionada, ya tiene logros, entre ellos, la unificación y visibilización del movimiento en Latinoamérica.

El feminismo en sus diversos momentos ha generado cambios estructurales en pro de los derechos y la liberación de las mujeres alrededor del mundo. Actualmente la cuarta ola nos ha permitido unirnos como América Latina y México ha sido uno de los países donde más se ha fortalecido el movimiento feminista, ha recibido en masa nuevas integrantes y a la vez han realizado diversas formas de protesta que les ha permitido ser un referente para otros países. 

Basándose en el sentimiento de sufrimiento, perdida, incertidumbre, miedo, rabia, tristeza, inseguridad, entre todo lo que se puede sentir cuando cada día son cometidos al menos 11 feminicidios, las mexicanas se han armado de valor en búsqueda de justicia y cambios estructurales que erradique la violencia de género que tiene sumergido al país en una emergencia nacional por feminicidios. 

El año pasado México tuvo una cruel cifra de 3.825 feminicidios y el 98% de esos en impunidad. A pesar de lo diciente de las estadísticas el actual mandatario, Andrés Manuel López, se ha lavado las manos, atribuyendo la culpa al sistema neoliberal y a las fuerzas oscuras del conservadurismo. 

Asimismo, el presidente ha mostrado total rechazo a la toma por parte de diferentes colectivos feministas y de víctimas de la sede de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y los grafitis realizados a los cuadros que ahí tenían lugar. Esto tuvo respuesta en una concentración por parte de la activista Erika Martínez, “El presidente estaba indignado por un retrato, pero ¿por qué no se indignó cuando abusaron de mi hija de 7 años?”, como reportó el medio The Guardian. Esta sede se convirtió en la Casa de Refugio Ni Una Menos México, para las víctimas que aún no tienen respuesta estatal. 

Para Tania Pozo, feminista mexicana, el incremento masivo del movimiento se debe a que “feminicidio llegó a las altas esferas de la sociedad, quitándole el privilegio a esas mujeres de sentirse seguras”, añadiendo que “la mayoría nos sentimos inseguras en este país”. 

Pozo ve con optimismo la cuarta generación de feminismo, ya que se ha roto una brecha generacional abriendo espacio para que las niñas y jóvenes tengan la oportunidad de participar del movimiento.

Esta nueva generación ha traído formas distintas de movilizarse, con estrategias que se masifican y unen a toda Latinoamérica como lo resalta la activista feminista colombiana Cielo Romero.

Entre las formas de protestas se encuentran, el performance, el canto, el baile, los talleres de formación, las pancartas, la escritura, la música, los foros, muralismo, el tejido, el uso de distintivos como pañoletas verdes y moradas, estrategias de redes sociales o pintar y quemar. 

Estas manifestaciones del dolor de las mujeres mexicanas junto con el de mujeres de países como Chile y Ecuador, ha permitido la visibilización, unificación y masificación del movimiento en Latinoamérica según la feminista Romero. 

¿Por qué somos feministas las feministas?

Tania es feminista porque su madre también lo es y la enseño a serlo, asimismo participó en Creadoras Camp, una plataforma de influencers feministas latinoamericanas que enseña conceptos del feminismo en búsqueda de que las jóvenes creen contenidos con perspectiva de género que aporte a la construcción y deconstrucción del movimiento en toda América Latina. A la vez Tania cree que todas las que nos identificamos feminista los somos por nuestra propia historia. 

Cielo, coincide con la última parte mencionada por Tania, es feminista por su propia historia, porque fue educada bajo el sistema patriarcal, al conocer el colectivo Destapemos la Olla, tuvo la oportunidad de analizar críticamente lo que había aprendido desde las diferentes instituciones a las que pertenecemos y de ahí deconstruirse en pro de su libertad y derechos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *