Foto: Revista Semana

Al pan, pan y al vino, vino

En lo que llevo de carrera, me han recalcado infinidad de veces, la importancia de mantener la imparcialidad ante los hechos que se presentan, pues como periodistas no debemos involucrarnos, es decir ponernos de un lado u otro, ya que eso puede poner en tela de juicio nuestra ética profesional. Justamente eso le hace falta a la señora Vicky Davila, me produce repulsión ver la forma en que esta señora actúa porque se ha dedicado a tratar de proteger al patrón, dejando por el piso el periodismo porque es justamente mediante su título que se justifica, para hacer sus canalladas.

Tuvo el descaro de darle un espacio de casi tres horas al culi bajito, para “defenderse” de algo que no es justificable en ningún lugar del mundo, además no era cualquier chisme de pasillo, es un delito, bueno varios, pero en este caso es algo específico de lo cual es acusado nada más y nada menos que por la Corte Suprema de Justicia. Pero no es solo eso, esa señora se encargó de hacer una columna de opinión en la cual trato de rescatar “el buen nombre” del sujeto aquel, ese que traslada jóvenes para regalarles botas, tras del hecho hizo una difusión de la misma, mediante varios mensajes de texto sin tener autorización para el uso de datos personales.

A mí realmente, no me cabe en la cabeza como alguien “profesional” como dice serlo, puede crear un escrito para desprestigiar en redes sociales, un grupo de twiteros que según su criterio son una banda delincuencial, encargada de reclutar jóvenes para grupos al margen de la ley. Solo porque fue esa “banda” quien se encargó de mostrarle a las personas que no hay respeto alguno por nuestra información, la cual se supone es privada, pues cada ciudadano decide otorgar o no su número telefónico a otros. Sí, yo tengo claro que eso es un lleva y trae, muchas compañías lo hacen, aun así, no deja de ser ilegal.

Me deja impactada su postura de yo digo lo que quiera y se aguantan porque soy yo, usted puede escribir para el medio que mejor le pague, eso es su problema. Lo malo, es su mal proceder porque va lanzando acusaciones, ventilando fotos, videos, audios que no debería estar publicando, pues varios de esos contenidos son privados, deje de llamar periodismo a sus jugadas sucias, no lo son. Le recuerdo que una de nuestras funciones es, “garantizar la veracidad del contenido a difundir a través de los diversos medios, atendiendo al código de ética y regulaciones aplicables a la labor desempeñada por los periodistas”, se me olvidaba, usted no tiene idea de lo que es la ética, mucho menos el profesionalismo, debería hacerle un favor a este país, retírese de los medios porque a estas alturas, tiene de periodista, lo que Duque de presidente.

Por ahora, la mejor opción es no leer las barbaridades de Vicky porque en lugar de noticias, parecen su diario personal ese donde despotrica del que no le agrada, cual niña pequeña, bajo argumentos bastante pobres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *