Foto: ComputerHoy

De la pantalla a la calle

Un juego en tercera dimensión

Imagen: latam.ing.com

“Se la cuento pero con una cerveza”, aunque no recordaba esta historia ya la había escuchado pero como se dice en Colombia con una pola en la mano, Harrison se enamoró como lo hacen pocos desde el celular, parece chiste pero así es.

Pokemon Go parece que esta aplicación no sólo era para encontrar pokemones cómo lo dice Harrison solían instalarse en mods que permitían encontrar pokémons sin tener que moverte de la casa, en un grupo de WhatsApp en donde se solía hablar sobre Pokemones de niveles altos y como encontrarlos, “así empecé a hablar con ella”, Johana.

Al inicio empezaron a darse likes a las publicaciones “con el tiempo después de hablar nos dimos cuenta que nuestro humor negro era mutuo”, tenían bastantes cosas en común, y pues así pasó el tiempo conociéndose un poco más a través de una pantalla.

“En noviembre de 2018 se presentó una marcha, la Universidad en donde yo trabajaba cerró ese día entonces decidí llamarla encontrarme con ella”. Ella trabajaba en una optometría de Bosa, cuando se encontraron, dice Harrison, “en lo personal era muy bonita, pues no eran las cosas como uno las veía en fotos pero si era muy linda”. 

El jueves pasó desapercibido sólo hablaron y se conocieron un poco, luego de citarse el sábado fue una espera casi imperdonable dice Harrison, siempre estaba a la expectativa de que iba a pasar.

Ese día lo recuerda con exactitud estaba muy bonita, se y  empezaron a escuchar cracking y otras bandas en español se empezaron a besar y a burlarse de las otras mesas con ese humor negro que los caracterizaba luego de un tiempo decidieron parar de tomar licor, así como lo define él para que suene un poco más elegante pues era su cita ideal.

“Decidimos irnos para un motel, y aunque yo no tenía dinero ella optó por pagarlo todo, cuando llegamos al cuarto me fallaron mis principios y me  traicionó la conciencia al recordar a la madre de mi hijo, aunque no pudimos hacer nada y ambos lo sabíamos decidimos quedarnos esa noche y al día siguiente nos retiramos cada uno para su casa”.

Cabe recalcar que ya no tenía nada con la madre de su hijo, un día diciembre decide salir con una de sus compañeras de trabajo se fueron a ver una película en Plaza de las Américas, fue ahí cuando ella lo llamó para que  se encontrarán, ese día él tenía que ir a su casa pues era el cumpleaños de su madre, se arregló y pasó la celebración por encima como un recuerdo de todos los años, pero finalmente llegó ella,  ese 28 de diciembre, “Johana estaba muy afectiva conmigo, esa noche ella se quedó y estuvimos juntos”.

En diciembre 18 él había estado en su casa conoció a sus hermanos y a su hijo, ya que ella tenía un hijo de 14 años a sus 28 años recalca Harrison.

Luego de una intermitencia que se presenta cuando no quiso ir de viaje con ella porque tenía planeado otro viaje para Santa Marta, notó que ella empieza a salir con alguien más, esta persona sube fotos con Johana,  y se da cuenta que ponía mensajes muy afectivos en cada una de sus publicaciones.

Aunque nunca pensó que Johana realmente tenía novio, en esa impotencia sintió la necesidad de escribirle de contarle la verdad, pero él nunca le creyó,  para él ella era una mujer comprometida fiel,  amorosa, y entregada.

Una falla técnica

Imagen: en24news.com

Hay amores imposibles, pero también amores de colegio. “Jenny era menor que yo  tenía unos 14 o 15 años” dice Alejandra que tenía 16.

Ya en grado once le dio curiosidad por Tinder, pero sus papás eran muy poco permisivos  y ella decide crear Tinder desde el celular de Alejandra, en ese entonces el app permitía abrir las cuentas con Facebook, al  Jenny hacer esto el app automáticamente tomas las fotos de Alejandra y las publica en la cuenta.

A ella poco le importó, pues la verdad Jenny era la que iba a hablar con las personas, luego de una semana de hacer swiped y enviar me gustas llegó el match.

Juan y ella empezaron a llevar bastantes conversaciones hasta el punto que él decidió decirle que hablarán por WhatsApp, ella aceptó y  dando su número puso una foto de Alejandra junto a ella y empezaron a hablar, Juan al parecer no le presta importancia a la otra chica creyendo siempre que Jenny se vería como Alejandra. 

Un día al querer realizar las preparaciones para celebrar el día del hombre se reunieron  en la casa de una de sus amigas y allí Alejandra decida prestarle el celular a Jenny, luego de un par de horas hablando deciden verse,  él vivía en chida para los que no viven en Bogotá  queda relativamente a  unos 40 minutos o una horade la ciudad.

Cuando llegó  no sabían qué hacer, así que se idearon un plan en donde lo grabarían, para una entrevista acerca de qué se siente conocer a personas en Tinder. Tan pronto se acercaron a él fue un poco tosco, pero al escuchar la pregunta ¿pero dinos Qué se siente ver a alguien que no conoces por Tinder?.

Juan en ese momento tomó su cabeza y luego de pensar,  pensó Pero qué sucede aquí luego de que le aclarara en todo, él aún quería conocer a Alejandra,  aunque ella no quería realmente conocer a nadie terminó por hablar con él, al igual que sus amigas, pero Jenny al no contarle toda la verdad desde el principio terminó siendo hundida un poco por Juan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *