Foto: Medium.com

Un freno para los gigantes tecnológicos: la demanda antimonopolios contra Google

Esta denuncia es la primera de este tipo contra la compañía, que es acusada de abusar ilegalmente de su dominio como motor de búsqueda en internet para perjudicar a sus competidores.

El pasado martes, el gobierno del presidente Trump presentó cargos contra una de las empresas más grandes del país. Google con más de 300.000 empleados fue acusada de abusar de su posición dominante para conservar un monopolio de búsquedas y publicidad en línea. El proceso constituye uno de los casos antimonopolio más polémicos contra una empresa tecnológica en más de dos décadas.

El argumento principal de la demanda es que Google, perteneciente y principal filial de Alphabet Inc, invierte miles de millones de dólares para asegurarse y garantizar que su buscador esté instalado como opción predeterminada en navegadores y dispositivos móviles; acusando a la corporación de convertirse en un guardián de internet al controlar los canales principales.

No es la primera vez que este tipo de legislaciones atacan fuertemente a las empresas en el país americano. Desde la creación de la Ley Antimonopolio Clayton “Clayton Antitrust Act” en 1914 las empresas han estado bajo la mira del estado en temas de monopolización. Como por ejemplo, cuando hace casi 20 años el gobierno estadounidense acusó a Microsoft de abuso de posición dominante.

Desde ese entonces, y hasta hace muy poco se ha vuelto a poner en jaque el poder influyente de las compañías tecnológicas que evidentemente es mayor de lo que era antes. 

En la misiva acusan a la empresa americana de pagar grandes cantidades de dinero al año a fabricantes como Motorola, LG, Apple y Samsung y a otros desarrolladores de navegadores como Opera y Mozilla para ser su motor de búsqueda predeterminado «A los competidores de los motores de búsqueda se les niega la distribución, la escala y el reconocimiento de productos vitales, lo que garantiza que no tengan una oportunidad real de desafiar a Google».

Aunque la demanda contempla a Google, otros gigantes tecnológicos también temen por una acción legal. Facebook, Apple y Amazon están desde hace meses en el punto de mira de este departamento y de la Comisión Federal de Comercio, con procesos que han tenido eco en la Unión Europea, una organización que ha luchado desde años contra este tipo de posiciones dominantes en asuntos tecnológicos. 

“Pese a que la denuncia es una acción legal contra una sola compañía, de fondo también es una respuesta política sobre las medidas que deben tomarse para frenar a estos gigantes tecnológicos, que no solo tienen el poder de moldear la percepción, sino también los mercados y lo más grave, la opinión pública”. Afirma Paula Guevara, politóloga.

La respuesta de Google

En una entrada en el blog oficial de la compañía, el vicepresidente para asuntos globales y jefe del departamento legal Kent Walker afirmó que “La demanda del Departamento de Justicia está errada. La gente usa Google porque eligen hacerlo, no porque se vean forzados o porque no existan otras alternativas”. 

Walker aseguró que la demanda anunciada contiene defectos y se basa en argumentos antimonopolio dudosos, al referirse a su estrategia comercial de ser un buscador predeterminado en dispositivos.

“Esta demanda no hará nada para ayudar a los consumidores. Por el contrario, apoyará artificialmente alternativas de búsqueda de menor calidad, aumentará los precios de los teléfonos y dificultará a la gente la obtención de los servicios de búsqueda que desean utilizar.” aseguró Walker.

El caso representa un gran riesgo para el modelo de negocio basado en publicidad de Google, que representa el 84% de la estrategia de ventas de la empresa y que el año pasado generó US $134.800 millones. Lo cierto en el caso es que el candidato que resulte elegido luego de las elecciones debe llegar a un acuerdo con la empresa. De no ser así, este se dirigirá a los tribunales, donde puede llevar años. Inevitablemente Google se enfrentará al escrutinio continuo durante mucho tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *