Foto: PolitoCria

Más sororidad

«Que gorda eres» «estás embarazada o es panza normal» «ese cabello te hace ver más gorda» “esos jeans no te quedan bien en esa figura” entre muchas más son las críticas horribles que algunas mujeres reciben de otras mujeres, entre nosotras mismas, nos tiramos más mierda que amor y es horrible ver como existe tanta envidia entre las chicas.

Y quizá no todas son así, tal vez hay muchas que nos permitimos admirar y no criticar, es que no hay nada más bueno que admirarnos entre nosotras, pero existen muchas mujeres que siguen pensado que lo que debe haber es solo odio, adicional a esto las críticas tan absurdas que se tienen hacia el feminismo, no me cabe en la cabeza como desde siempre nos han implementado la envidia, el odio, las críticas hacia nosotras mismas y seguimos la línea en la que no decidimos pensar distinto.

Sororidad es una palabra que define el apoyo entre mujeres “solidaridad entre mujeres, se refiere a la hermandad entre mujeres con respecto a las cuestiones sociales de género. Sororidad es un término derivado del latín soror que significa hermana” aparte de tener una definición muy bonita nos permite expresar el apoyo entre nosotras en una sola palabra. A la mayoría por no decir a todas nos han criado con pensamientos y costumbres demasiado machistas e incluso las mujeres de nuestra propia familia se permite criticarnos de la manera más tonta u ofendiendo nuestra autoestima y desde ahí parte el odio entre mujeres, las criticas “constructivas” si yo no te pedí tu opinión sobre mi apariencia o forma de ser pues sencillo no la des. 

Existen mujeres que odian el feminismo porque no las representa, creen y juran que para luchar por nuestro derechos debemos continuar con nuestra cabeza agachada y pasando por alto las muertes y desapariciones de mujeres a diario, el feminismo es de todas y para todas y ayuda en muchos aspectos por ejemplo le permitió a doña Carmen revelarse y no ser sumisa ante su marido, le permitió a María denunciar a su tío por tocarla y violarla en distintas ocasiones, le permitió a Julia defender sus derechos ante quien los pisotee, el feminismo nos permite ser libres.

Cuando aprendemos a gritar y a luchar por nuestros derechos entendemos que para brillar y triunfar no necesitamos pisotearnos entre nosotras, la situación para las mujeres cada vez es más difícil pues nos sentimos seguras al salir de casa pero no a regresar, la sororidad permite que entre nosotras nos cuidemos y entendamos que para que no falte una debemos dejar el odio entre todas, porque créame que si alguien ve que a usted la acosan nadie más que otra mujer la querrá defender y ayudar.

El punto de este texto es comprender que entre mujeres debería existir más tolerancia y amor, pero cada vez nos tiramos más mierda y criticamos a la vecina porque es gorda o flaca, porque sale o no sale, porque se viste como quiera, para todo siempre habrá una crítica, que la sororidad triunfe entre nosotras y nos permitamos admirar y no odiar. 

Imagen: Lolas Magazine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *