El Papa Francisco asiste a la audiencia general semanal de este jueves en el Aula Paolo VI en el Vaticano. / REUTERS

Amar es ¿derecho o pecado?

Hace varios días el papa Francisco manifestó su apoyo a la comunidad LGBT en cuanto a la conformación de una familia y unión de parejas con un mensaje en la red social Twitter “Las personas homosexuales tienen derecho a estar en una familia, son hijos de Dios, tienen derecho a una familia. No se puede echar de una familia a nadie, ni hacerle la vida imposible por eso. Lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil, tienen derecho a estar cubiertos legalmente. Yo defendí eso”

Este tweet fue una declaración de su posición frente al tema, y probablemente un mandato. El papa es una guía e influencia para todos los católicos, por lo cual son incuestionables sus pensamientos y asimismo acatados. Cuando él hizo dicha declaración algunos pensaron que su manifestación sería acatada, es decir, aceptar la unión de parejas y la conformación de familias como algo normal y, además, un derecho del que debían gozar. 

Como ya lo mencioné, han pasado varios días desde aquella declaración y cabe mencionar que inesperadamente este paso al olvido. El twitt dio de qué hablar, pero no lo suficiente como para motivar y orientar a aquellas personas que aún no aceptan la situación como algo normal; incluso, muchos católicos se mostraron en desacuerdo con el Papa Francisco. 

Este tema suele causar revuelo y comúnmente es motivo de debate y discusión, pero aún expuestos los argumentos de quienes están a favor o se muestran en apoyo ante la comunidad LGBTQ parecen no ser válidos y tal vez minoría frente aquellos quienes aún juzgan y discrimina a la comunidad, y todo lo relacionado a ella. 

“Dios es amor” una frase común para muchos, poderosa para otros y real para los creyentes; dicho amor es encontrado de distintas maneras, pero sobre todo en las personas que te rodean. Aun con varias formas de amar, el simple hecho de amar no debe ser desmeritado ni juzgado. El ser humano ama y tiene derecho a hacerlo, a sentir, porque todas las personas sientes, entonces ¿está bien juzgar a una persona por amar? 

Señalan, discriminan y agreden a los gays por mostrarse reales, por demostrar sus sentimientos, vivir como cualquier persona y gozar de derechos que todos tienen; esto sucede con frecuencia por la intolerancia, la ignorancia y seguidamente la falta de valores, porque una persona que conozca el amor y que sepa amar es capaz de entender al prójimo; asimismo el respeto, entre un mundo de personas diferentes debe prevalecer el respeto frente al otro diferente. 

El amor es amor y nadie tiene derecho a negarle a otro el poder sentir, el poder amar y ser amado; manifestar el sentimiento antes de ser pecado (como muchos lo consideran) es un derecho inalienable. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *