Imagen: Gtresonline | Agencia de prensa.

Espero que estés

¿Qué se siente navegar por aguas desconocidas, sin una hoja de ruta clara de cómo se debe actuar ante la idea de un final abrupto y sin previo aviso?. Al menos espero que estés buscando vivir las mejores sensaciones del mundo. 

Espero que estés pisando las hojas secas, su crujir se puede disfrutar con el sonido cálido que éstas producen y la sensación de respuesta de la naturaleza a nuestros pasos.

Espero que estés colocando tu canción favorita una y otra vez, incluso en la calle, cantarla, sin que te importe si te están viendo raro.

Espero que estés riendo tanto como puedas, dejando los afanes del mañana y viviendo el momento, tomando tu vida y problemas con tanto humor hasta que la vida se quiera reír contigo.

Espero que estés abrazando a tus abuelos nuevamente y aprovechando cada segundo con ellos, escuchando sus historias aunque te las hayan contado al menos unas cien veces.

Espero que te estés haciendo los planes que siempre dejaste pendientes,  así nadie te acompañe, no los aplaces por nadie.  Ese viajecito solo, esa playa que quedaste en conocer, ese restaurante al que quisiste ir con tu madre o ese picnic al aire libre que le debes a tu pareja.

Espero que estés atreviéndote a ir al mar una madrugada y nadar desnudo. ¿Algo puede compararse con eso?

Espero que estés dejando atrás lo que no fluye en lugar de forzar a que funcionen, entendiendo que no debes perder tu tiempo explicando porque eres valioso.

Espero que estés dejando ir situaciones tóxicas antes que tarde y eligiendo tu paz interior por encima de cualquier cosa.

Espero que estés disfrutando del clima en vez de quejarte en su lugar, besando bajo cada lluvia o bailando y gozándotela bajo demasiado sol.

Espero que estés amando profundamente y sin miedo, no le niegues a tu corazón el placer de caer por alguien y cambiar su vida.

Espero que estés pensando en lo esencial que eres en la vida de las personas a tu alrededor en el momento en que sientas que no puedes seguir.

Espero que te estés deteniendo en el lugar y momento en donde lo pienses sin dejarlo para después.

Espero que estés desarrollando la mejor versión de ti, te puedes sorprender de lo que atraes cuando actúas como merecedor de este mundo y lo que vives en él.

Espero que estés dando las gracias, a tu mamá por latir a la par de tu corazón, a tu papá por intentar salvarte de cada caída y a tus hermanos por escuchar todas las locuras que pasan por tu cabeza.

Espero que estés dejando las redes sociales por unos días y dándote cuenta que lo esencial es invisible a la pantalla de tu celular.

Espero que estés dibujando una sonrisa en el rostro de otro con una acción desinteresada.

Espero que estés aceptándote y amándote a ti mismo completamente, celebrándote cada logro y aprendiendo de cada error sin menospreciarte. 

Espero que estés superando tus miedos.

Espero que estés  dejando de sentir presión por ser un profesional bien remunerado y realmente estar haciendo lo que te llena y hace feliz, tus metas te las debes solo a ti.

Parece que estás tratando de buscar el sentido de la vida cuando el sentido mismo reside en la simple experiencia de vivir. Estas tan aferrado a la idea de cumplir un propósito o verificar en una lista lo que deberías hacer para sentirte completo que olvidas que solo tienes  un momento efímero para reír, amar, respirar y sentir. Abraza tu propio viaje y aprecia la belleza de a dónde te lleva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *