Foto: JuanLuisaCasCo

El Chocó vive una fuerte crisis por cuenta de ola invernal

El departamento del Chocó está viviendo una catástrofe por cuenta de las torrenciales lluvias que no han parado desde el 14 de noviembre en la cuenca alta del río Atrato, han contribuido a una crecida en los ríos San Juan, Condoto y Samaná que dejan un muerto, más de 40.000 damnificados además bajo el agua han quedado varias zonas del departamento. Uno de los municipios afectados es Lloro, en donde el río se llevó el puente que comunicaba a sus habitantes con el resto del país. Las autoridades y el Gobierno Nacional al parecer están trabajando en brindar una ayuda rápida a los damnificados.

Rafael Bolaños, jefe de la Oficina de Gestión del Riesgo de Desastres de Chocó, informó de la muerte de un menor de edad de 14 años en el Carmen de Atrato por causa de un deslizamiento de tierra. Por su parte, la secretaria de Gobierno del departamento, Nubia Carolina Córdoba, confirmó la instalación permanente de un Puesto de Mando Unificado (PMU), para atender a las 28.000 personas damnificadas por la ola invernal que afecta a ese departamento.

“El sector con mayor afectación se presenta en el Carmen de Atrato, donde hubo múltiples deslizamientos de tierra. Hay reportes de viviendas destruidas y de vías afectadas”, afirmó Bolaños.

Así mismo, la funcionaria indicó que, en el municipio de Lloró, un puente peatonal que comunica la zona con la parte administrativa del mismo colapsó tras la creciente del río Andágueda, que está en niveles muy altos, y ha perjudicado la comunicación en este municipio.

El gobernador de Chocó, Ariel Palacios Calderón, confirmó que la emergencia dejó 27 viviendas afectadas, cinco de ellas destruidas, tres puentes averiados, dos vías nacionales y tres terciarias averiadas, hasta el momento se registran más de 6.700 familias afectadas por la pérdida de sus enseres.

“Una vez se culmine la atención prioritaria, se comenzarán las gestiones ante el Gobierno Nacional para lograr obras o reubicación que eviten más afectaciones en futuras temporadas invernales”, destacó el gobernador del departamento.

Durante el fin de semana, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, quien recorrió las zonas afectadas, señaló que las autoridades continuarán con los trabajos y visitas técnicas para mitigar el riesgo ante eventuales emergencias ocasionadas por nuevas inundaciones.

Además, Holmes recomendó la evacuación preventiva de varias familias que viven en cercanías al río Bebaramá, pues las lluvias continuarán. Entre los municipios más afectados están: Tadó, Bagadó, Istmina, Condoto, Nóvita y San Juan, zonas en las cuales permanecen no solo las precipitaciones sino también los fuertes vientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *