Foto: lavanguardia.com

Impresionante batalla campal en el fútbol brasileño

Fue una tremenda batalla campal la que se vivió en el fútbol juvenil brasileño en la final del Brasileirao Sub-17, en la que el club Fluminense se quedó con el título de campeón ante Athletico Paranaense, al que le ganó por 2-1 (4-2) como visitante.

El hecho escandaloso fue sobre el final del partido, tras una discusión entre dos jugadores, que originó una gigantesca revuelta, tal dejó a nueve jugadores expulsados. Hubo varios jugadores afectados como João Neto, de Fluminense, que recibió una patada en la cara. En total, hubo seis expulsados entre ambos planteles y tres más por parte de los utileros de ambas instituciones.

A falta de escasos minutos por conocer al nuevo campeón del balompié, los jugadores João Neto y Ataíde iniciaron una discusión que para mala fortuna acabó en una fuerte riña en el terreno de juego, la cual ni los árbitros pudieron parar.

Tras ver pleito entre ambos futbolistas en lugar de calmar los ánimos, rápidamente los miembros de cada plantilla comenzaron a golpearse sin pensarlo; incluso, João Gabriel, suplente del Paranaense, propinó una brutal patada voladora en la cara de Neto, quien fue agredido en el césped por los demás futbolistas, mientras Neto se encontraba en el suelo. Es algo verdaderamente desagradable ver este tipo de actos, ya que, este es el país del “Joga Bonito” y no de las peleas en la cancha.