Fuente: Diario del Magdalena.

Estrictas medidas de bioseguridad en las playas de Santa Marta

Samarios y turistas llegan a las playas con el tapabocas y sanitizantes, ubicándose en las zonas delimitadas para el esparcimiento y donde se respeta el distanciamiento social. Una vez en el agua también se procura que se mantenga la distancia requerida.

Ante la gran aglomeración registrada el domingo 3 de enero en el Rodadero, las autoridades decidieron cerrar y no permitir el ingreso de más bañistas para así cumplir con las medidas designadas para el esparcimiento en las playas, por parte de la licenciada Virna Liz Jhonson Salcedo.

Teniendo presente la temporada de vacaciones y que las visitas a las playas de Santa Marta aumentaran de forma considerable como también teniendo en cuenta el aumento significativo de los casos de COVID-19 en el país. La Alcaldía Distrital de Virna Jhonson, ha impuesto las directrices que habilitan a las playas de la ciudad a permitir el ingreso de solo el 20% de su capacidad.

Se han ubicado puntos de desinfección en lugares estratégicos de las playas, se ha prohibido la presencia de vendedores ambulantes o masajista y los bañistas tienen prohibido consumir alimentos en el lugar, sea en las carpas alquiladas o en la arena. También ha sido establecido un horario para que las playas funcionen en dos turnos y así recibir una cantidad mayor de personas que quieran disfrutar de las playas respetando las medidas de bioseguridad, claro está.

Las playas con una mayor demanda de visitantes tales como El Rodadero, Taganga, Playa Blanca y Playa Grande solo podrán ser visitadas e ingresar a las mismas realizando reservas en la página que habilitó la Alcaldía http://reservas.santamarta.gov.co/

Se espera que estos controles sean cumplidos en las 18 playas, incluyendo las pertenecientes al parque Tayrona.