En la localidad de Chapinero fue encontrada, otra fiesta clandestina a la que asistían 35 personas en donde se les veía, bebiendo licor e incumpliendo con el toque de queda y la cuarentena general, estipulada por la la alcaldesa Claudia López. Con la ayuda del equipo de bomberos se pudo abrir la puerta del establecimiento, pues esta  había sido bloqueada con cadenas y candados.

A los presentes se les multó con comparendos tras incumplir las normas de la alcaldía, posteriormente el lugar fue clausurado. 

Luis Ernesto Gómez, Secretario de gobierno de Bogotá, publicó en sus redes sociales la indignación y la impotencia de ver a los ciudadanos haciendo este tipo de comportamientos, dado que ya tenemos una alerta roja por ocupación de camas UCI con el 93%, mientras otros continúan en lista de espera a pacientes contagiados por COVID-19.

Publicaciones en Twitter del Secretario de gobierno: