Foto de: El Espectador

La JEP condena a ocho exguerrilleros por casos de secuestro

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) publicó el escrito de hechos y conductas por el caso de Toma de Rehenes y Graves Privaciones de la Libertad cometidas por las Farc más conocido como secuestro, en el cual determinó acusar a ocho exguerrilleros.

‘‘El objetivo de esta providencia es verificar que existen bases suficientes para entender que: (i) los hechos aquí relatados efectivamente existieron: (ii) no son conductas amnistiables según el Acuerdo Final de Paz, la Ley 1957 de 2019 y la Ley 1820 de 2016; y (iii) quienes fueron miembros del Secretario de la extinta guerrilla de las FARC-EP participaron en estas conductas’’, se lee en el Auto N°19 de 2021.

Según lo explicado en el documento, se quiere cumplir con uno de los puntos más importantes y es el de ofrecer la verdad a las víctimas y a la sociedad colombiana, para que de esta manera se logre esclarecer la verdad del conflicto armado y la construcción de memoria histórica.

Los acusados son:

Rodrigo Londoño Echeverry ‘‘Timochenko’’

Jaime Alberto Parra ‘‘El Médico’’

Milton de Jesús Toncel ‘‘Joaquín Gómez’’

Juan Hermilo Cabrera Díaz ‘‘Bertulfo Álvarez’’

Pablo Catatumbo Torres Victoria

Pastor Lisandro Alape Lascarro

Julián Gallo, Rodrigo Granda

Estos exguerrilleros son acusados como coautores de crímenes de privación de libertad, desaparición forzada, homicidio y responsabilidad de mando, así como violencia sexual, atentados a la dignidad personal y torturas.

El único señalado por la JEP de autor es Pablo Catatumbo quien tiene acusaciones por graves privaciones de la libertad, homicidio, crimen de lesa humanidad de desaparición forzada desde 2011:

“Como comandante, desde 2011 del Comando Conjunto Central y al Comando Conjunto o Bloque Occidental de las Farc durante la implementación de la política de privar de la libertad a civiles como parte de las dinámicas de control social y territorial’’ se lee en el documento.

También, la JEP aclaró que los acusados tendrán un plazo de máximo 30 días hábiles a partir de la notificación de esta decisión para reconocer o no su responsabilidad en los delitos mencionados. Podrán aportar pruebas respecto a los hechos, su participación y responder las preguntas formuladas por las víctimas.

En caso tal de declararse culpables no tendrían cárcel y el proceso pasaría a manos del Tribunal de Paz para recibir penas reparativas como obras para las víctimas, pero del modo contrario se exponen a cargos de hasta 20 años de prisión y la JEP pasa el caso a la Fiscalía la cual los investigará y llevará a juicio.