Foto de: BBC NEWS

Mujer lucha por probar que está viva

“Mi problema es que me declararon muerta dice Jeanne Pouchain, ciudadana francesa de 58 años.

Este es el dilema que padece una mujer en Francia, hace tres años la declararon como fallecida. Al parecer todo empezó por la demanda de una ex empleada de Jeanne, ella dirigía una empresa de limpieza, la ex colaboradora quería una indemnización por haber perdido su empleo hace 20 años.

Mientras el caso iba de un lado a otro en el sistema judicial, durante el 2017 un tribunal de Lyon dictaminó que los daños y prejuicios de la demandante debían ser pagos, pero la gerente de la empresa (Jeanne) estaba muerta. Ella afirma que nunca recibió citación para asistir a la audiencia, de esta manera pudo impugnar el fallo.

Tal es el caso que desde ese momento Jeanne quedó muerta legalmente, los daños del veredicto dictado en ese momento no solo causaron daños económicos, ya que Pouchain, dejó de salir, cuando llega alguien y toca la puerta de su domicilio se esconde porque no sabe que pueda pasar, su esposo e hijo hacen las compras el hogar, ya que si ella sale y la detiene un agente de policía no sabe que pueda llegar a pasarle.

Por otra parte, Sylvain Cormie abogado de Jeanne, afirma que la ex empleada demandante, fue quien indicó que Jeanne estaba muerta sin una sola prueba, e indica que esta persona no se ha pronunciado de ninguna forma.