Foto: Fundación Paz y Reconciliación

Alerta en Buenaventura y el Cauca

La violencia en las calles de esta ciudad se ha venido incrementando desde finales del año pasado generando pánico entre la ciudadanía que exige soluciones por parte del gobierno colombiano.

Los enfrentamientos de bandas armadas, específicamente  los Shotas y los Espartanos que se debaten la posesión de Buenaventura, dejan como resultado, desplazamientos, caos, temor e inseguridad pero, también hurtos, más de 30 balaceras, reclutamiento forzoso, entre otros delitos. Recientemente los habitantes del barrio Juan XXIII (Valle del Cauca), realizaron una denuncia contra estos dos grupos, los cuales llegaron incluso a usar explosivos durante sus combates, poniendo en riesgo a  miles de personas.

Dadas la falta de acciones, algunos porteños decidieron salir a manifestarse, realizando un plantón en el puerto del valle. Así mismo, en Cali varios ciudadanos se reunieron, para pedir que se tomen medidas sobre lo ocurrido en Buenaventura. Por otro lado, tanto Argelia municipio del Cauca como sus corregimientos El Mango, Sinaí y El Plateado, atraviesan una situación similar, pues debido a su ubicación que registra alta cantidad tanto de  tierras de cultivos ilícitos como zonas de distribución de droga, los múltiples asesinatos y masacres, no cesan.