Foto: Infobae.com

Claudita parece que viviera en el país de las oportunidades

Pero está más pérdida que sostén en una rodilla.

Hace un par de días, estaba paseando por la Berna suramericana (Bogotá), la alcaldesa más innovadora, glamurosa, y empoderada que ha tenido en toda su historia Polombia, nuestra versión chibchombiana de Margaret Thatcher, ella le canta la tabla, mejor dicho le dice la verdad a quien sea en su jeta; excepto al  observador ballenas, tibio de profesión, don no recuerdo que se hayan robado la plata de Hidroituango porque nunca iba a la reunión (Sergio Fajardo) de ahí en adelante, le arrea la madre a cualquiera, nuestra Claudita López.

Disfrutaba de un delicioso ciclo paseo por la zona histórica del centro de Bogotá, cuando de repente veo uno de estos seres indeseables para la sociedad gomelina, aunque solo son reconocidos en época de elecciones, los llamados vendedores ambulantes. Este ser de orígenes humildes estaba estacionado cerca a la vía peatonal vendiendo productos alimenticios como perros calientes, nuestro burgomaestre no se quedó con las ganas y se acercó al muchacho a decirle que se quitara de esa zona porque estaba obstaculizando el libre desarrollo de la misma.

El joven la escuchó, quiso hacer caso, sin embargo, prefirió hacerse el marica, entonces la alcaldesa se fue, en cuestión de horas apareció un operativo, con el fin de llevarse el carrito de este pobre sujeto, liderado por un comandante y un teniente de la Policía Metropolitana de Bogotá, acompañados de 50 tombos más. Viendo esto, uno se pregunta, ¿el pelado tenía una olla de microtráfico dentro del carrito de perros? ¿los perros eran radioactivos?, o ¿qué hijueputas hizo el muchacho para mandar tanta gente con un comandante a joderle la vida a este ser humano? Qué raro porque solo se ve esto, cuando un jefe de la policía recibe una orden directa de la alcaldía.

Viendo todo el estrés al cual está siendo sometido este pobre vendedor, su respuesta fue voltear su puesto porque se le llevan la única fuente de ingresos, lo iban a poder aguantar hambre por lo menos 3 meses hasta que le devuelvan su carrito, si es realmente se lo regresaban. Después de humillarlo, degradarlo, hacerlo llorar a él y a su pareja, debido a la única labor de ambos para subsistir. El comandante le dice -Váyase con su producto y su carro dañado y no lo quiero volver a ver por acá-.

Pasaron varios días en los cuales publicaron varios vídeos de este bochornoso evento en redes sociales y uno se pregunta a la diva, caballota, potra mayor de Bogotá, Claudia Nayibe López, ¿mamita, sumercé en qué país vive? ¿Cuál fue la ciudad en la que usted se hizo elegir popularmente para ser alcaldesa?

Con todas estas acciones, uno estaría considerando seriamente que la neurona de GPS o de la ubicación de la mandataria se le atrofió un poquito porque pareciera que vive en Suiza el país de las oportunidades. A ver mi señora, le quiero recordar lo siguiente, este hermoso chochal es el antónimo de ese país europeo, somos tercermundistas hasta el tuétano para que le duela. Y la ciudad encerrada entre hermosas montañas donde nos encontramos, está lejos de parecer una metrópolis europea más bien parece como una pequeña Bombay, pero sin metro.

Para completar la peinadita, mi hermosa diva de la política; el 48.2% de la población colombiana hacen parte de la informalidad. Según el DANE (Departamento Administrativo Nacional de Estadística), varios economistas aseguran que este grupo de población aporta el 33.1% del PIB (Producto Interno Bruto) eso en plática representa la huevonada de 310 billones de pesos anuales, es decir prácticamente el presupuesto de la nación, el cual es casi de 300 billones anuales. Si los vemos a un nivel local, el panorama se ve turbio, chocolatoso, el mayor porcentaje de los vendedores ambulantes se concentran en las localidades de Santa Fe (19.36%), Mártires (6.55%), el área metropolitana (6.27%) y Chapinero (5.62%).

Carachas que bella toda esta información, registrada justo cuando estamos en la supuesta normalidad, ahora en pandemia con la economía estancada esas cifras subieron un 30%. Entonces, sumercé ya no está viviendo en el país de las oportunidades sino en una región donde estamos ocupando el tercer puesto en ranking de los peores países para vivir en la pandemia y el tercer puesto dentro del listado de peor manejo del COVID-19.

Además, la gente encerrada en sus casas viendo como sus hijos, se mueren de física y llana hambre seguramente van a quedarse quietos, claro van a decir, no esperemos aquí, nuestra mejor alcaldesa, la mejor que se ha tenido, la más fashion de las fashion, nos va a traer el mercado. Hay Claudita siga con esa yuca entre el jopo que va a llegar lejos. La solución no es hacer una cacería de brujas contra estas personas porque según los gemelos dañan la imagen de la vía pública, mi señora le recuerdo que incluso en las grandes ciudades de Estados Unidos, usted encuentra este tipo de comerciantes, pero otra cosa es que ellos sí están bien administrados por el ente gubernamental.

Si usted sigue con su perra idea de hacer su pequeña Riviera francesa, en lugar de diseñar iniciativas donde sea combatida esta problemática en la ciudad: como darles una reubicación digna, no por allá en la puta mierda en donde nadie les pueda comprar, combinado con programas de reactivación de la economía de pequeñas y medianas empresas, más oportunidades de estudio a todos los jóvenes que salen de los colegios públicos que solo ven la oportunidad de sostenerse de esta forma.

Le recomiendo que vaya a varias sesiones de control de la rabia porque si la gente no le hace caso, no es para que los ponga a comer mierda, ni humillarlos. Entienda usted es la mandataria de la ciudad no de la vida de los bogotanos y más de las personas humildes que quieren salir adelante, ¿capish?. Desde cuándo, aquí se perdió el derecho de emputarse e indignarse por el abuso de una autoridad, es que nuestra pequeña dictadura disfrazada de democracia, ¿ya no lo permite?.  Otra cosita, deje de estar dándole papaya a los uribestias que están intentando revocarle su mandato con esas maricas salidas en falso y sus tantas promesas incumplidas.

Hace rato la mayoría de colombianos estamos intentando erradicar de forma democrática, este mal llamado la extrema derecha “Centro Democrático”, usted era el ejemplo perfecto de que los alternativos, podían hacer un buen trabajo para mejorar este estado independientemente de las diferencias ideológicas de cada uno. Sin embargo, nos está saliendo como un paquete chileno, por favor deje de cagarla y haga las cosas bien, bájele un poquito a su malparido orgullo.