Foto: Revista semana.

Capturan a ‘El Cura’ Hoyos, exmandatario de Barranquilla

El exalcalde y exsacerdote de Barranquilla, Bernardo Hoyos Montoya, acusado por presuntas irregularidades en contratos de remodelación para lo que sería la nueva sede de la Alcaldía, es trasladado a las instalaciones de la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía General de la Nación.

En base al reporte de la Policía, Bernardo Hoyos, alcalde en los periodos 1992-1994 y 1998-2000, fue capturado en el barrio La Chinita, al suroriente de la capital del Atlántico, tras haberle pedido sus documentos.

Al ingresar sus datos en las bases de las autoridades evidenciaron que el exsacerdote tenía una orden judicial del 27 de abril de 2017, emitida por el Juzgado de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad 5 de Barranquilla, la pena es a siete años de prisión domiciliaria.

El abogado Carlos Altamar, representante de ‘El Cura’ Hoyos, explica que la captura era una equivocación, “porque la orden de captura fue revocada tras ordenarle prisión domiciliaria y, por orden de los jueces, en 2018 le dieron permiso para trabajar con la comunidad”. Además de esto, afirma que el exmandatario estaba realizando un trabajo para los habitantes del sector y que por eso no se encontraba en su casa.

Por otra parte, según la Fiscalía en el periodo 1992-1994 Hoyos aprueba la remodelación de un edificio para el despacho de la Alcaldía de Barranquilla, que inicialmente se acordó por alrededor de $1.500 millones, seis meses después emitió una adición de $1.495 millones. Y en el periodo 1998-2000 cuando el exalcalde volvió al cargo, se pagaron cerca de $3.500 millones en supuestas obras adicionales en base a la misma contratación:

“Dentro de las irregularidades demostradas, la Fiscalía evidenció sobrecostos. Por ejemplo, para la cancelación del contrato inicial se pagaría el 40% y con actas de entrega se abonaría el 60% restante; sin embargo, a los tres meses de suscrito el convenio, y sin iniciar las obras, ya se había pagado el 94% del valor total. Adicionalmente, hubo excesos como el cobro de 15 millones de pesos para aseo o instalación de campamentos de la obra”.