Foto de: EL PAÍS

El que parte y reparte se queda con la mejor parte

Llegaron las vacunas exactamente 57.949 muertes después y esta vaina fue con toda, mejor dicho eso ni al Papa lo custodiaron tanto, pero no hay dicha completa porque más se demoraron en traer las dosis que en “desaparecerse” unas cuantas.

Los colombianos, hemos ido aprendiendo a verle lo “positivo” a las peores situaciones, muchos se emocionaron con este circo orquestado por Duque, ósea no les basta con su show televisivo, el cual se transmite a nivel nacional, también necesitaban acaparar la atención en este momento, realmente ¿era necesario?.

Como dijo Jack el Destripador, vamos por partes, la mayoría sabemos lo tardado que fue todo este proceso, el cual sin duda alguna no puede justificarse con esa miserableza. Pues, les aviso que esas 50.000 inyecciones, solo cubren a un 0.08% de la población, mientras tanto el 99.92% restante sigue tomando agüita de moringa a ver si le funciona o en su defecto se ponen a rezar, no hay de otra. Yo sé, el gobierno está tramitando con otros laboratorios, bla, bla, bla, a ver si para esta cantidad se tomaron como 3 meses y se supone que las próximas, serán más, mínimo ese tiempo se duplicaría, no olviden que aquí la ineptitud abunda.

Ahora, dejemos clara una cosa, aquí nada es gratis, independiente de quien trámite las cosas o como quiera que sea, la inmunización sale de los impuestos, sí los suyos y los míos, entonces no coma cuento. Esto es el mundo real, aquí los únicos héroes sin capa han sido los miembros del personal médico, quienes trabajan con las uñas en pro de nuestro bienestar, no todos porque existe la negligencia, pero sí una buena parte pone su vida en riesgo diariamente, por un montón de desconocidos. Claramente esto será el gancho de muchos politiquillos, para ganar puntos, antes eran tamales no duden que ahora regalen vacunas, estamos en Colombia donde todo puede pasar.

Esta sin duda es la parte más emocionante, no sé si recuerden el top de países más corruptos en el que esta bella tierra, ocupa el primer lugar porque nos roban de frente y sin asco. Ayer inició la inmunización en Sincelejo, una enfermera recibió la dosis 209, toda mi vida pensé que si uno empezaba un conteo era desde el 1, si usted no captó, déjeme le explico, falta una cantidad de 208, hay alguna justificación, no ¿alguien nos darán respuestas?, lo dudo mucho. Solo pido que no olviden que en este país, hubo cartel hasta del papel higiénico, ahí les dejo.

Como si fuera poco, dentro del dichoso Plan Nacional de Vacunación contra el COVID-19, dejaron por fuera a una de las regiones más vulnerables, el Amazonas, territorio que limita con Brasil, motivo suficiente para ser tenido en cuenta. Si eso no lo consideran una razón de peso, entonces el hecho de que quienes viven allí son seres humanos, debería serlo. Teniendo en cuenta, la crisis sanitaria y el pésimo manejo de este gabinete nefasto, liderado por semejante payaso, seguiremos presenciando más “errores involuntarios”.