Marcha en contra de la violencia el 13 de Marzo del 2019 - Esteban Tobón

El concierto de los 6.402

En la columna pasada se habló del teatro, como la dignidad nacional es pisoteada por el presidente desde la comedia. Ahora, será la música quien protagonice estas letras, aunque fue un concierto silencioso. Ya que las voces fueron acalladas con el retumbar de las balas, es aún más perturbador pensar en las dudas de aquellos que asistieron obligatoriamente.

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), realizó el conteo de entradas, fueron 6.402 registradas entre los años de mandato del vocalista principal de la banda, el cual en ese tiempo daba la orden para que los demás miembros hicieran toques en pequeñas veredas y pueblos. En el 2005 la agrupación lanza su sencillo “Decreto 29” también llamada “El plan patriota”, encabezado por el miembro y ministro de Defensa Camilo Ospina, quien con letra contundente otorga recompensas por la captura o muerte de integrantes de organizaciones al margen de la ley. Esta canción llega a grandes miembros del Ejército en investigaciones pues divulgar esta tonada muchas veces, sería bueno para su reputación, grandes cargos e incluso vacaciones les esperarían.

Entre los beneficios de la publicidad, estaba el adquirir una “Condecoración de Servicios Distinguidos», una brigada tenía que demostrar 150 bajas-MUERTOS y una división 300, ¿cuántas bajas tendrá Zapateiro?. El testimonio del coronel Gabriel Rincón ante la JEP reveló la presión de los grandes cargos al decir: “No podían pasar más de 30 días sin que una unidad pudiera dar resultado. No podían pasar. Si usted reportaba más de 30 días un batallón sin dar resultado, a ese comandante lo daban de baja”.

El General Zapateiro, se pronunció en Twitter acerca del registro de la JEP: “Somos soldados del @COL_EJERCITO, y no nos dejaremos vencer por más víboras venenosas y perversas que quieran atacarnos, señalarnos o debilitarnos. Oficiales, suboficiales y soldados, no nos rendimos, no desfallecemos, siempre fuertes con la cabeza en alto. Dios está con nosotros”. Demostrando así, cómo él llegó a tal cargo en el país latinoamericano más conflictivo, gran honor que nos hacen.

Colombia cuenta con 6.402 muertos, llamados desde el eufemismo ‘falsos positivos’, (genocidio). En dictaduras de países del mismo continente, encontramos a Chile bajo el mandato de Pinochet en donde se registraron 3.065, duplicamos la cifra.  Unas 10 veces más el terrorismo y la hijadista en la Unión Europea (UE) desde el 2004 hasta el 2020 con 643 muertos. Nos dimos cuenta de que las palabras del general Montoya en sus programas radiales eran tan importantes “A mí no me vayan a reportar heridos, yo lo que necesito son muertos en combate y litros de sangre”.

La ironía y burla de Uribe es que 1 caso de cada 4 asesinados, sucedieron en el departamento de Antioquia, un 25%, donde fue gobernador, pero, además, poseía gran cantidad de séquito.  Verdad Justicia y Reparación es el eslogan de las víctimas que buscan también una no repetición de asesinatos de civiles no beligerantes, como bajas en combate en marco del conflicto armado con tal de demostrar resultados. Cabe resaltar que la JEP logró llegar a esta cantidad realizando 325 entrevistas a víctimas directas de estos hechos, analizando las cifras de la Fiscalía, las cuales dictaminaron 2.248 casos entre 1999 – 2014.

Los 6.402 casos fueron llevados a cabo, entre los años en donde la cabeza del Ejército era Álvaro Uribe Vélez, en sus primeros 6 años 2002 – 2008 un total de 78% del total de víctimas, es decir, 4 de cada 5 casos se cometieron en su gobierno. También, registró los casos en el Centro Nacional de Memoria Histórica y a 285 Organizaciones de DD. HH.

Santos, uno de los ministros de Defensa que tuvo Uribe, se pronunció ante la JEP y manifestó la disposición de hablar sobre estos acontecimientos. En cuanto al expresidiario, se aferra a decir que todo es un complot, para desacreditar período presidencial genocida. Estos 6.402 pueden ser la punta de un iceberg en un mar de sangre, son cifras no definitivas. Este concierto de pólvora ya no es uno silencioso, las voces se están escuchando, alegrando a las víctimas, aterrando a los victimarios, destrozando la mente de un ser humano con mucho poder, otro secreto a voces que sale a la luz, el cual abre los ojos de muchos.