Foto: BBC News

Ola de protestas en Barcelona

El 16 de febrero fue arrestado el rapero español Pablo Hasél, hecho que ha desatado varias protestas en España.

Este artista fue condenado bajo el cargo de «enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona y a instituciones estatales» debido a sus publicaciones en Twitter y las letras de sus canciones. Además, según las autoridades, Hasél cuenta con denuncias por amenazas y agresiones.

Luego de su aprehensión, se presentaron diferentes disturbios en los que exigen su libertad, argumentando un ataque a la libertad de expresión. Dichas manifestaciones se prolongaron por más de una semana, algunas de ellas terminaron en disturbios y enfrentamientos con los agentes policiales e incluso arremetieron contra los establecimientos comerciales.

Posteriormente, en cuenta oficial de Twitter, Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, comunicó que velar por el derecho a la libertad de expresión no justificaba los actos vandálicos que se estaban presentando.

Algunos miembros de la policía informaron las edades de los manifestantes, oscilan entre los 16 y los 20 años. Igualmente, aseguran que los motivos de las protestas van más allá de la búsqueda de la libertad del artista, ya que Biel López de 21 años, estudiante de ciencias políticas, expresó lo siguiente “Nuestra generación vivirá peor que nuestros padres, no encontramos trabajo, vemos negro el futuro”.

Cabe resaltar que España tiene la tasa más alta en desempleo juvenil, pues el 40,7% de los jóvenes no tienen trabajo, cinco veces más que México y el doble de Colombia. Según, los registros del informe realizado en el 2020, uno de cada cinco ciudadanos, dedicados al hurto está en riesgo de exclusión social y pobreza.

Por otra parte, aumenta la indignación en la población por el sistema que ofrece reducidas posibilidades y expectativas a esta población, dadas las condiciones actuales a causa de la pandemia.