Foto: DW.

El narcotráfico, la amenaza colombiana

La erradicación de cultivos ilícitos es clave para atacar a la violencia en Colombia, según el ministro de Defensa Diego Molano.

En un comunicado el presidente Iván Duque, dijo que no realizaría la fumigación aérea pese a las solicitudes realizadas por la ONU, pues considera que la aspersión con glifosato pone en riesgo la vida de los cultivadores.

Además, dicha acción pondría en alerta máxima a los derechos humanos y el medio ambiente, aunque el mandatario advirtió que esta es una de las mayores amenazas existentes en el país, e igualmente señaló la tasa de favorabilidad arrojada tras la erradicación de al menos 130.000 hectáreas de coca en el país.

Por otro lado, el ministro de Defensa Diego Molano afirmó lo siguiente: “Considero que la aspersión es importante cumpliendo lo indicado por la Corte Constitucional. Cabe resaltar que, debido a estas siembras se han producido el mayor número de muertes de líderes sociales, amenazas a campesinos e incluso el desplazamiento de las familias por parte de grupos armados, quienes disputan estos territorios.

Así mismo, Molano expresó la necesidad de ejecutar proyectos adicionales que permitan el buen desarrollo y la sana convivencia, para lo cual están destinados alrededor de 700 mil millones de pesos.

Finalmente, el funcionario señala que el objetivo del Gobierno es cortar de raíz el conflicto en Colombia, empezando con las cadenas del narcotráfico y delincuencia dando inicio a la aspersión e igualmente a la erradicación en zonas de alto peligro, sobre todo en regiones donde la causa de violencia son los cultivos de coca.