Sospechas en la desaparición de una niña de dos años en Bogotá

Con un lunar en la parte derecha de su nariz, piel blanca y cabello rubio, se encuentra desaparecida desde el pasado 15 de enero la menor Sara Sofía Galván.

Xiomara, tía de la menor, encargada de su custodia temporal permitía a la madre de la niña, Carolina, visitarla como era de costumbre. Ocho días antes de la desaparición se la llevó por ese fin de semana y la regresó nuevamente a su tía, acto que para Xiomara era algo normal. Al pasar los días, la madre de la menor vuelve para sacarla nuevamente, pero esta vez no regresa.

Xiomara intentó contactarse con Carolina, pero no respondía a sus llamadas, sin embargo, relata que la última vez que escuchó a la bebé fue el 23 de ese mismo mes. La profesora del jardín donde asistía Sara Sofía le comentó a Xiomara que el 29 su madre debía ir por un bono, y que usualmente siempre iba acompañada de la menor. Llegó el día y Xiomara se dirigió el jardín llevándose una sorpresa, estaba sin la niña y con un hombre desconocido. Carolina le dijo que la había dejado bajo el cuidado de “una señora”, y a partir de ese momento desconectó su celular.

Al parecerle muy extraño, Xiomara decide publicar fotos y la desaparición no solo de Sara, sino de su hermana. Finalmente alguien informó sobre el paradero de la madre, pues se encontraba en el sector de Patio Bonito cerca de Corabastos, adicionalmente, le dijo que Carolina era trabajadora sexual, y que le había dicho a ella una vez se la encontró que tenía una hija, pero estaba muerta.

Posteriormente, Xiomara llega al sector donde vive Carolina y la enfrenta, sin asombro ella le cuenta que la niña se le murió minutos después de haberle dado algo de comer y, por ende, la arroja al río Tunjuelito envuelta en una sábana dentro de una bolsa negra.

“Aunque aún no haya claridad sobre los hechos, a causa del tiempo que lleva la niña desaparecida, si la versión de Carolina es verdadera sería complejo predeterminar el estado del cuerpo de la menor”, señaló un investigador del CTI que está a cargo del caso. Al interrogar a Carolina, Xiomara se da cuenta que cambia la versión de algunas declaraciones que anteriormente le había dicho.

Por su parte, la tía de la menor exige que se haga una investigación de carácter urgente: «Quiero que las autoridades se apersonen de la investigación de mi sobrina, porque la primera versión puede no ser cierta, como la segunda. ¿Qué pasó con ella, la vendieron, la regalaron? Yo necesito saber”.