Foto: Pacifista

Homofobia: Un virus social discriminatorio

La discriminación es el virus más letal que la sociedad haya conocido y la homofobia es uno de sus hijos ruines. 

Desde que tengo uso de razón he sentido atracción sexual y emocional, por personas de mí mismo sexo, pero al parecer eso ofende a más de uno en el mundo, nunca entenderé el por qué, pues si amar me hace despreciable, entonces me siento orgulloso de serlo.

¿Homofobia?, extraña palabra para describir algo que no tiene ninguna relación con el temor, sino con odio por aquello incomprensible ante los ojos de muchos, la descripción perfecta es esa buena frase de Macklemore y Ryan Lewis en su canción ‘Same Love’: “America the brave still fears what we don’t know” (traducción: “América la valiente aún teme a lo que desconoce”).

Según el diccionario de la Real Academia Española (RAE), fobia es una “aversión exagerada a alguien o a algo”, aunque, Morgan Freeman opina lo siguiente: “Odio la palabra homofobia, no es una fobia. Usted no tiene miedo, usted es un imbécil”, frase publicada en su Twitter con la cual trata de refutar, la intención de encasillar al aborrecimiento de las personas homosexuales en una posible fobia sacada del cajón.

Cuando apenas era un niño, siempre veía a mis padres, oponerse e incluso burlase de personas iguales a mí, ellos aún lo sabían, sus comentarios pesaban en cuerpo y alma. Nunca dudé que un día iba a liberarme de todas las ataduras sociales, pero en ese entonces, mis amigos me conocían mejor que mis padres. Vivía con miedo, escondiéndome de mi propio ser, huyendo de mí, muchos se burlaron, me despreciaron, rebajaron, humillaron y todo por amar diferente.

Así como yo, miles de niños, niñas y jóvenes alrededor del mundo, viven ocultando sus verdades, apresados en su propio corazón, por una sociedad que solo hace daño a quienes no se someten a la voluntad de sus creencias y supuesta moralidad, algunos otros han vivido cosas peores, agresiones físicas o incluso la muerte.

Como dice Ricardo Arjona en una de sus no tan conocidas canciones, ‘Que nadie vea’: “En tu propio planeta forastero”, de esta manera se sienten muchos, cuando viven marginados en sus propios contextos sociales.

De todos modos, sigo creyendo en que quizá algún día, la sociedad va a cambiar su forma de ver la vida, sin miedos, ni opresión, solo el amor y la libertad de elegir con quien compartir tu cama.